5 claves para entender las conversaciones entre Cuba y EEUU

Actualizado 24/05/2015 13:35:52 CET
Banderas de Cuba y EEUU en La Habana
Foto: ENRIQUE DE LA OSA / REUTERS

WASHINGTON, 24 May. (Notimérica) -

   El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, y su homólogo cubano, Raúl Castro anunciaron el pasado 17 de diciembre que dejarían atrás más de medio siglo de hostilidades y un nuevo capítulo se abría tanto para ambos países como para la historia universal.

   Ahora, cinco meses más tarde, ha tenido lugar la tercera ronda de conversaciones entre ambas naciones que tiene como objetivo avanzar en el restablecimiento de las relaciones diplomáticas y la reapertura de Embajadas.

   Un largo camino queda por delante y son varias las claves que pueden ayudar a entender los entresijos de este diálogo entre Cuba y Estados Unidos. Presentamos algunas.

1. FALTA LLEVAR A LA PRÁCTICA LA DECISIÓN QUE SE TOMÓ

   Desde que en diciembre se anunciara que se retomarían las relaciones entre ambos países, Estados Unidos y Cuba se han reunido en La Habana y Washington para llevar a cabo conversaciones para establecer bases que permitan llevar a cabo los acercamientos diplomáticos sin los errores del pasado.

   Las delegaciones que se han reunido en La Habana y Washington en varias rondas de conversaciones y encuentros técnicos, están llevando adelante ese proceso.

2. ES EL MOMENTO DE RETOMAR LAS RELACIONES

   Cuba confronta una debilidad peligrosa debido severa crisis económica y política de su mayor aliado regional, Venezuela. La economía venezolana mermó un 3,3% en 2014 y la inflación alcanzó un 63%, la mayor en la región y una de las más altas del mundo. Debido a esto, el país redujo su comercio con la isla y recortó el suministro de petróleo. En consecuencia, la economía cubana podría descender entre un 3% y un 7% en 2015.

   Mientras que Cuba podría ver llegar mejores periodos económicos si Estados Unidos levanta el embargo, Obama ve en el acercamiento a Cuba una manera de restaurar su deteriorada imagen en una América Latina que siempre ha denunciado el aislamiento a la isla, así como una posibilidad de granjearse el apoyo de aquellos "enemigos" republicanos que ven en la isla una gigantesca oportunidad de negocio. Esta sería una buena manera de ganarse respaldos en una última parte de su mandato con un Congreso mayoritariamente republicano.

   Claro que, por otro lado, Obama cuenta con una férrea oposición al levantamiento del embargo de algunas figuras fuertes como el senador republicano Marco Rubio y su compañero de filas Ted Cruz, así como con la negativa del demócrata Robert Menéndez.

3. NINGUNA DE LAS PARTES HA PUESTO CONDICIONES

   Según han asegurado el Gobierno cubano y el estadounidense, el ambiente de trabajo lo ha marcado el respeto y la profesionalidad, en un clima de reciprocidad y sin injerencias, apunta el diario oficial Granma.

   Sin embargo, Cuba si llamó la atención sobre dos aspectos de urgente solución: el fin de su "inclusión" en la lista de países terroristas y la situación de su misión en Washington, que ha carecido de servicios bancarios por más de un año. Estos dos aspectos están camino de solucionarse de manera definitiva, es más, el nombre de Cuba se retirará de la lista negra el próximo día 29.

   Por otro lado, Estados Unidos ha hablado sobre la movilidad de sus representantes en la futura Embajada en La Habana, así como el acceso de los cubanos a sus instalaciones. Cuba ha argumentado que las Convenciones de Viena sobre Relaciones Diplomáticas y Consulares establecen la importancia de cumplir las leyes del país anfitrión y no inmiscuirse en sus asuntos internos.

4. RESTABLECIMIENTO DE RELACIONES NO ES NORMALIZACIÓN DE RELACIONES

   Un error que se comete a menudo es confundir el restablecimiento de las relaciones con la normalización de las mismas, cuando el segundo proceso es mucho más largo.

   Cuba exige que para que se normalicen las relaciones se levante el bloqueo económico, se devuelva Guantánamo y se ponga fin a las transmisiones de radio y televisión, además de la cancelación de los supuestos planes de cambio de régimen y la compensación por los daños causados al pueblo cubano.

   Todo esto, que no se necesita llevar a cabo para abrir embajadas, sí se necesita para considerar que las relaciones están normalizadas.

5. UNA NUEVA ÉPOCA PARA LAS RELACIONES ENTRE EEUU Y AMÉRICA LATINA

   Las conversaciones entre Estados Unidos y Cuba sin duda son importantes para ambos países, pero es más esencial si cabe el cambio de paradigma que puede suponer para la relación del país norteamericano con la región.

   En la II Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC) en La Habana se firmó un documento que no tiene referente en la historia del continente: la declaración de la región como Zona de Paz, la misma que reconoce "el derecho inalienable de todo Estado a elegir su sistema político, económico, social y cultural, como condición esencial para asegurar la convivencia pacífica entre las naciones".

Para leer más