Las claves que explican la victoria de Macri en Argentina

Actualizado 23/11/2015 19:21:26 CET

   BUENOS AIRES (Notimérica)

El alcalde derechista de Buenos Aires, Mauricio Macri, ha conseguido este domingo la victoria en las elecciones argentinas y se coronará como el primer presidente argentino que no pertenece a ninguno de los dos grandes movimientos políticos del país: el 'peronismo' y el 'radicalismo'.

   Después de más de 12 años de 'peronismo' de centroizquierda, es decir, de 'kirchnerismo', Macri también es el primer líder de centroderecha que resulta elegido desde el retorno de la democracia (1983).

   Con un 51,5 por ciento de los votos frente al 48,5 por ciento del oficialista Daniel Scioli, Macri ha logrado una victoria sin precedentes y que se convierte en un capítulo singular de la historia argentina. ¿Cuáles son las claves que explican su éxito?

PRESIDENTE DE UN CLUB DE FÚTBOL.

   Argentina es conocido para todos como uno de los países con más tradición futbolera. Para Macri, el deporte que levanta pasiones entre los argentinos no tiene secretos.

   En 1995 se convirtió en el presidente del club de fútbol más popular del país, Boca Juniors. Los 12 años que pasó al frente del conjunto xeneize le sirvieron para obtener el reconocimiento popular.

   Después de su paso por el club, decidió aprovechar su popularidad para crear el partido Compromiso por el Cambio y postularse para gobernar la capital del país. En 2007 se transformaba en alcalde de Buenos Aires y comenzaba su carrera contra el 'kirchnerismo'.

UNA AMPLIA COALICIÓN

Macri siempre ha mantenido un alto perfil como líder contrario a las políticas de la mandataria argentina, Cristina Fernández de Kirchner, pero en varias ocasiones ha rechazado presentarse a las elecciones en las que se preveía que el 'kirchnerismo' ganaría por goleada.

   Su joven partido no responde a las dinámicas tradicionales de la política argentina, donde sobre todo el 'peronismo' y el movimiento 'radical' tienen un enorme peso.

   Sin embargo, bajo la coalición que lidera Macri, Cambiemos, se ha conseguido aunar --no sin dificultades y luchas de egos-- a empresarios, políticos de centroderecha, activistas de organizaciones no gubernamentales y jóvenes profesionales.

   La fórmula ha contado además el apoyo de la Unión Cívica Radical, un partido tradicional argentino con una gran consolidación que ha brindado a Macri la estructura que necesitaba para vencer.

UNA CAMPAÑA DE LA "ALEGRÍA"

   Quizás uno de los éxitos de la campaña de Macri sea que continuamente ha hecho referencia a la "alegría", parte de su eslogan, y que ha luchado contra el "miedo" que creía que proponía Scioli como estrategia política.

   Macri debió soportar desde el inicio de su carrera política la carga de su apellido, ya que su padre, Franco Macri, es cuestionado por haberse enriquecido hace décadas con negocios poco transparentes que su grupo Socma hizo con el Estado.

El ingeniero siempre ha buscado diferenciarse de su padre y sus asesores de imagen han trabajado duro para que el candidato luciera más relajado y, a la vez, como un político diferente a los tradicionales.

   "Macri es un líder transformador, moderno, buen armador de equipos, siempre focalizado en solucionar problemas y en aprender. Creo que será un gran presidente que proyectará al país al siglo XXI", indicó a Reuters el jefe de campaña de la alianza opositora Cambiemos, Marcos Peña.

   A pesar de que dicen que es tímido, el alcalde de Buenos Aires no titubea a la hora de bailar sobre los escenarios, y llegó a disfrazarse de Freddie Mercury en la boda con Juliana Awada, su esposa más reciente.

SU GUIÑO A LOS LOGROS DE LA IZQUIERDA

   A pesar de que la ideología de Macri es de centroderecha, el vencedor de las elecciones argentinas no ha querido desaprovechar ni desestimar a los votantes que se han beneficiado o que respaldan algunas de las medidas del 'kirchnerismo'.

   Ante el miedo de algunos votantes a que Macri pudiera deshacer algunos de los logros alcanzados por la actual mandataria, el líder de Cambiemos ha asegurado que mantendrá la nacionalización de la petrolera estatal YPF y los beneficiosos planes sociales que han ayudado a miles de argentinos a salir de la pobreza.