Clima.- Ya son 531 los detenidos en Londres durante las protestas contra el cambio climático

Publicado 09/10/2019 7:05:11CET

LONDRES, 9 Oct. (DPA/EP) -

La Policía británica ha puesto en marcha una serie de medidas contra los activistas medioambientales de Extinction Rebellion y ha acotado la zona de Londres en la que estos pueden manifestarse después de que 531 de ellos fueran detenidos en los últimos días.

Los agentes han señalado que aquellos manifestantes que "deseen continuar con las protestas tienen que ir a la plaza de Trafalgar y reunirse únicamente en las zonas colindantes peatonalizadas".

En este sentido, la Policía Metropolitana de Londres ha señalado que la medida ha sido impuesta "para prevenir que las manifestaciones afecten seriamente a la comunidad" después de que el tráfico se viera golpeado en el centro de la capital durante el primer día de protestas.

"Todos aquellos que no cumplan con esto podrán ser detenidos e imputados", ha aseverado la Policía en un comunicado. El número de detenidos era de 212 el lunes, mientras que el martes la cifra alcanza las 531 personas.

Downing Street ha recalcado que el Gobierno espera que la Policía "tome medidas fuertes contra los manifestantes que están creando serios problemas en las vidas ajenas".

Cientos de personas han sido detenidas esta semana en ciudades de todo el mundo durante el arranque de una campaña de resistencia pasiva para protestar por la falta de respuesta de los gobiernos ante lo que consideran una emergencia climática. Las protestas estaban convocadas en 60 ciudades como Londres, Sídney, Ámsterdam, Berlín o Madrid.

"Estamos aquí porque el Gobierno no está haciendo lo suficiente ante la emergencia climática. Solo tenemos un planeta, así que estamos aquí para defenderlo", ha afirmado una de las asistentes, Lizzy Mansfield.

Estas acciones se encuadran en una campaña de dos semanas coordinada a nivel mundial por Extinction Rebellion, una organización surgida en Reino Unido que ya logró bloquear el centro de Londres durante once días el pasado mes de abril.

El objetivo es movilizar a activistas de todo el mundo y exigir la reducción a cero de las emisiones de gases de efecto invernadero para 2025 para evitar así la pérdida de biodiversidad.