Actualizado 30/05/2014 14:58 CET

¿Qué es el Club de París?

Club de París
Foto: WIKIPEDIA

BUENOS AIRES, 30 May. (Notimérica/EP) -

   El Club de París es un foro informal de acreedores oficiales y países deudores cuya función es resolver los problemas de deudas externas de los países en desarollo y emergentes, coordinando las formas de pago y de renegociación.

   Su creación tuvo lugar en 1956, un año en el que la economía mundial se recuperaba a duras penas de las secuales de la Segunda Guerra Mundial, los movimientos internacionales de capitales no eran frecuentes y los tipos de cambio eran fijos. Muy pocos países africanos habían logrado la independencia y el mundo estaba dividido por las fronteras de la Guerra Fría.

   Sin embargo, el mundo occidental estaba impulsado por un fuerte espítitu de cooperación internacional, de modo que, cuando Argentina sintió la necesidad de organizar un encuentro con sus acreedores públicos soberanos para evitar el default de pago, Francia propuso realizar una reunión excepecional en París para resolver el asunto, que duró desde el 14 hasta el 16 de mayo de 1956.

   A día de hoy, El Club de París sigue proporcionando el tratamiento de las deudas de los países deudores, pero en un mundo completamente diferente. La mayoría de los países participan en la economía global y están interconectados por flujos de bienes y capital. La globalización financiera genera nuevas oportunidades para los países en desarrollo y los mercados emergentes, pero también crea nuevos riesgos de crisis.

   Para las economías emergentes, la deuda soberana es una fuente menor de endeudamiento. Sin embargo, el acceso de los países de bajo ingreso a estos mercados está raramente asegurado, por lo tanto, la ayuda bilateral y multilateral de los países donantes sigue siendo vital para ellos.

   MIEMBROS, PRINCIPIOS y FUNCIONAMIENTO DEL CLUB

   El Club de París incluye actualmente a 19 miembros permanentes: Alemania, Australia, Austria, Bélgica, Canadá, Dinamarca, España, Estados Unidos, Finlandia, Francia, Irlanda, Italia, Japón, Noruega, Holanda, Inglaterra, Rusia, Suecia y Suiza.

   No obstante, otros países acreedores pueden participar de las reuniones de negociación, bajo determinadas condiciones. Asimismo, representantes de instituciones financieras internacionales o de países pueden ser invitados a asistir a los encuentros en calidad de observadores.

   Aunque el Club se ha mantenido siempre de forma estrictamente informal y no tenga una existencia legal ni estatutos, su actividad está basada en ciertos principios y reglas aprobadas por los países acreedores, lo que facilita el proceso de toma de decisiones y acuerdos.

¿CUÁLES SON SUS PRINCIPIOS CLAVES?

   1. La toma de decisiones caso a caso, de acuerdo con la situación del país deudor.

   2. No puede tomarse ninguna decisión sin el consenso de los países acreedores participantes.

   3. El grupo es condicional, se trata sólo con países que necesitan reestructurar su deuda e implementan reformas para resolver problemas de pago, es decir, tiene que haber un programa aprobado previemante por el FMI.

   4. La solidaridad es otro de los lemas del Club, en donde los miembros actúan como grupo y son sensibles a las repercusiones de sus gestiones.

   5. Tiene que haber una igualdad de tratamiento entre los acreedores.


   ¿CUÁNDO SE REÚNEN Y CON QUIÉN?

   Los acreedores del Club de París se reúnen, generalmente, todos los meses en París en sesiones de renegociación, análisis de deuda o aspecos metodológicos. El Presidente de las sesiones es un alto funcionario de dirección de la Tesorería de Francia y el país deudor está normalmente representado por su ministro de Finanzas.

   Cuando uno de los países deudores es invitado a una de estas reuniones de negociación con sus acreedores del Club es porque ha concluido un programa apropiado con el FMI y no ha sido capaz de cumplir sus obligaciones de la deuda exterior y, por eso, recurre al Club en busca de un nuevo acuerdo.

   Los 19 países miembros permanentes del Club pueden participar en las negociaciones como acreedores participantes si tienen derechos sobre los países deudores, si no como observadores. Asimismo, otros acreedores públicos pueden colaborar en los acuerdos de negociación si los miembros permanentes y el país deudor están de acuerdo.

   Por último, representantes de instituciones internacionales, como el FMI, el Banco Mundial y el banco regional de desorrollo en cuestión asisten a las reuniones en calidad de observadores.

   Desde su creación, se han realizado 429 acuerdos con 90 países.