Publicado 17/11/2020 12:50CET

C.Marfil.- Costa de Marfil prorroga la prohibición de manifestaciones en plena crisis por las presidenciales de octubre

El presidente de Costa de Marfil, Alassane Ouattara
El presidente de Costa de Marfil, Alassane Ouattara - Julien Mattia/Le Pictorium Agenc / DPA - Archivo

Amnistía Internacional pide investigar las muertes en el marco de la victoria postelectoral

MADRID, 17 Nov. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno de Costa de Marfil ha anunciado este martes su decisión de prorrogar la prohibición de las manifestaciones y cualquier otro espacio público, en medio de la crisis política desencadenada por las polémicas elecciones presidenciales del 31 de octubre.

El ministro de Seguridad y Protección Civil, Vagondo Diomandé, ha señalado en una nota que la medida tiene como objetivo evitar problemas de orden público y afecta a marchas, manifestaciones, sentadas y otros tipos de protestas en la totalidad del territorio marfileño.

Así, ha señalado que no podrán celebrarse "manifestaciones o reuniones de personas, organizadas por partidos, grupos políticos o asociaciones legalmente constituidas" debido a las restricciones impuestas por las autoridades en el marco de la lucha contra la pandemia de coronavirus.

Las tensiones han ido al alza en el país africano desde que el presidente, Alassane Ouattara, anunciara su intención de presentarse a un tercer mandato, considerado ilegal por la oposición debido al límite de dos mandatos contemplado en la Carta Magna.

Esta candidatura, sumada a la eliminación de los nombres del expresidente Laurent Gbagbo y el ex primer ministro y antiguo presidente del Parlamento Guillaume Soro de los aspirantes a la Presidencia, llevaron a la oposición a hacer un llamamiento a la desobediencia civil y a un "boicot activo" durante la votación.

Sin embargo, la comisión electoral declaró vencedor a Ouattara, resultados ratificados por el Tribunal Constitucional, lo que provocó que la oposición anunciara la creación de un Consejo Nacional de Transición para organizar nuevas elecciones, al considerar que hay una vacante en la Presidencia.

Las autoridades han reaccionado deteniendo a numerosos opositores, incluido el ex primer ministro Pascal Affi N'Guessan, del partido de Gbagbo y portavoz de la oposición, en medio de unos enfrentamientos en el país que han dejado al menos 85 muertos, según el último balance oficial.

Ouattara inició la semana pasada contactos con el expresidente y candidato opositor Henri Konan Bédié, mientras que el primer ministro, Hamed Bakayoko, se reunió con políticos cercanos a Gbagbo, en un intento del Gobierno de rebajar las tensiones.

En este contexto, la organización no gubernamental Amnistía Internacional ha reclamado a las autoridades que investiguen el asesinato de decenas de personas con armas de fuego y machetes desde la celebración de las elecciones.

"Pedimos a las autoridades marfileñas que investiguen los sangrientos episodios de violencia y lleven a los responsables ante la justicia", ha dicho Samira Daoud, directora de Amnistía Internacional para África Occidental y Central.

"La impunidad que impera desde hace tiempo en Costa de Marfil ha abonado el terreno para que se cometan homicidios y otras violaciones de los Derechos Humanos sin miedo a tener que rendir cuentas", ha dicho, antes de recordar que "es la segunda vez en diez años que la violencia empaña unas elecciones en Costa de Marfil".

Así, ha incidido en que "las autoridades deben adoptar con urgencia medidas destinadas a proteger vidas y transmitir el mensaje inequívoco de que los homicidios no quedarán impunes".

La ONG ha destacado los episodios de violencia registrados la semana pasada en la región central del país, donde se encuentra la localidad de Mbatto, donde supuestos seguidores del partido de Ouattara atacaron a un grupo de manifestantes, incidentes que derivaron en la muerte de al menos dos personas.

"Empezaron a atacar con piedras, después con machetes y, por último, oímos disparos de armas [...] Nos agredieron brutalmente", ha relatado un testigo. "Empezaron a incendiar y romper algunas cosas, y a dispararnos. Los propios gendarmes que estaban en medio para dispersar a la multitud con gas lacrimógeno fueron disuadidos de intervenir. Nos abandonaron a nuestra suerte", ha añadido.

Un segundo testigo citado por la ONG ha señalado que cerca de 24 personas resultaron heridas por armas de fuego durante los enfrentamientos. "Nunca habíamos visto algo así; normalmente llevan machetes, pero esta vez todos usaron armas de fuego", ha reseñado.

DETENCIÓN DE OPOSITORES

Por otra parte, Amnistía Internacional ha denunciado la "creciente represión de los disidentes" en el país, tras la detención de Affi N'Guessan y de decenas de opositores tras la votación y el anuncio de la creación del citado Consejo Nacional de Transición.

La organización ha resaltado que el ex primer ministro estuvo recluido en régimen de incomunicación durante tres días después de su arresto, que tuvo lugar el 6 de noviembre, periodo durante el que no pudo contactar con familiares o abogados.

Asimismo, los familiares y abogados de Affi N'Guessan no han podido comunicarse con él desde su comparecencia el 9 de noviembre ante un tribunal, por lo que la ONG ha reclamado que se les permita acceder a él, al tiempo que ha denunciado la detención de destacados miembros del partido de Konan Bédié durante una redada en la vivienda del expresidente.

Amnistía Internacional ha recordado que en agosto ya informó de una oleada de detenciones de opositores que se saldó con más de 40 arrestados en Abiyán, la ciudad más poblada del país, y las localidades de Alepe, Korogho y Toumodi. Entre ellos figuran miembros del partido opositor Generaciones y Pueblos Solidarios (GPS) y la coordinadora de la ONG Alternativa Ciudadana (ACI), Pulchérie Edith Gbalet.

"La creciente represión de dirigentes de la oposición y detractores del gobierno es un ataque a los Derechos Humanos. Las autoridades deben dejar de restringir el derecho a la libertad de circulación de las personas residentes en edificios donde viven dirigentes de la oposición, retirando a las fuerzas de seguridad de sus inmediaciones", ha dicho Daoud.

"Deben poner en libertad inmediata e incondicional a Affi N'Guessan y a todas las personas detenidas simplemente por ejercer sus derechos humanos, y comprometerse a crear un espacio donde las personas puedan expresar sus opiniones con toda libertad y protestar pacíficamente sin miedo a ser detenidas, agredidas o asesinadas", ha remachado.

Contador