Publicado 26/07/2020 10:21CET

C.Marfil.- El ministro de Defensa pide a Ouattara que presente su candidatura a un tercer mandato en Costa de Marfil

C.Marfil.- El ministro de Defensa pide a Ouattara que presente su candidatura a
C.Marfil.- El ministro de Defensa pide a Ouattara que presente su candidatura a - picture alliance / dpa - Archivo

MADRID, 26 Jul. (EUROPA PRESS) -

El ministro de Defensa de Costa de Marfil, Hamed Bakayoko, pidió el sábado al presidente, Alassane Ouattara, que presente su candidatura a un tercer mandato, a raíz del repentino fallecimiento del primer ministro y candidato gubernamental a la Presidencia, Amadou Gon Coulibaly.

"Pedimos con insistencia al presidente, Alassane Ouattara, que acepte presentarse como candidato a las presidenciales de octubre", señaló Bakayoko, cuyo nombre era uno de los que estaban siendo sopesados por la Agrupación de Houphouetistas por la Democracia y la Paz (RHDP) de cara a las elecciones.

Las palabras de Bakayoko llegaron días después de que el grupo parlamentario de la RHDP pidiera a Ouattara que presentara su candidatura, algo que iría en contra de la Constitución y sobre lo que el presidente marfileño no se ha pronunciado oficialmente hasta la fecha.

El director ejecutivo de la formación, Adama Bictogo, reconoció el 10 de julio que el presidente había dicho que respetaría el límite de los dos mandatos que contempla la Carta Magna, si bien arguyó que ahora "la situación es diferente". Así, incidió en la necesidad de "revisitar" la decisión de Ouattara.

El fallecimiento de Gon Coulibaly tuvo lugar en un momento delicado, a falta de pocos meses para las elecciones. Los partidos de los expresidentes Gbagbo y Bédié, principales rivales de Ouattara, anunciaron en mayo que aunaban esfuerzos de cara a la cita con las urnas.

Gbagbo podría ser candidato después de su absolución en el Tribunal Penal Internacional (TPI) de los cargos que se le imputaban en relación con la escalada de violencia tras las elecciones de 2010, si bien está a la espera de la apelación presentada por la Fiscalía.

Muchos marfileños temen que otra polémica electoral pueda conducir a una nueva oleada de violencia como la registrada tras los comicios de 2010, cuando Gbagbo se negó a reconocer la victoria de Ouattara, que remachó una década turbulenta en la que Costa de Marfil tiró por tierra años de avance próspero y estable.