Publicado 09/03/2021 15:09CET

C.Marfil.- El partido gubernamental de Costa de Marfil conserva la mayoría en el Parlamento tras las últimas elecciones

Archivo - El presidente de Costa de Marfil, Alassane Ouattara
Archivo - El presidente de Costa de Marfil, Alassane Ouattara - picture alliance / dpa - Archivo

MADRID, 9 Mar. (EUROPA PRESS) -

El partido gubernamental de Costa de Marfil se ha hecho con la victoria en las elecciones legislativas celebradas el sábado y mantendrá su control del Parlamento, si bien la oposición ha logrado una importante victoria en la ciudad de Abiyán, la más poblada del país.

La comisión electoral marfileña ha anunciado este martes que la oposición se ha hecho con la victoria en Abiyán, Marcory, Port-Bouert y Yopougon, las últimas circunscripciones sobre las que aún no había resultados, si bien ello no impide la victoria de la Agrupación de Houphouetistas por la Democracia y la Paz (RHDP), según ha informado el portal de noticias Koaci.

La RHDP del presidente, Alassane Ouattara, buscaba en estas elecciones consolidar su preponderancia en el país frente a la histórica alianza alcanzada antes de las elecciones por los opositores Partido Democrático de Costa de Marfil (PDCI) y la alianza Juntos por la Democracia y la Soberanía (EDS) --que apoya al expresidente Laurent Gbagbo--.

Ouattara destacó tras votar el sábado que "son las primeras elecciones después de 20 años en las que participan todos los partidos políticos relevantes". "Estas elecciones inclusivas confirman el legado de construcción democrática en nuestro país", zanjó.

Las elecciones se han celebrado en un contexto delicado debido a que el primer ministro, Hamed Bakayoko, fue trasladado a mediados de febrero al extranjero por motivos médicos, tras su papel de mediación para acercar posturas tras la grave crisis desencadenada a raíz de las presidenciales de octubre.

El primer ministro accedió al cargo en julio de 2020 tras el repentino fallecimiento de Amadou Gon Coulibaly, quien era además el candidato de la RHDP a las presidenciales, lo que provocó que Ouattara diera marcha atrás en su compromiso de no buscar un tercer mandato y presentarse nuevamente a las urnas.

La decisión de Ouattara fue denunciada por la oposición, que apostó en bloqueo por boicotear un proceso que no reconoció argumentando que la Constitución fija en dos el número de mandatos presidenciales, que ya había cumplido el presidente antes de las elecciones.

Sin embargo, el Tribunal Constitucional dio la razón a Ouattara afirmando que las enmiendas a la Carta Magna habían puesto a cero su contador. La oposición reaccionó creando un Consejo Nacional de Transición para organizar nuevas elecciones.

La situación derivó en unos enfrentamientos que se saldaron con la muerte de más de 30 personas y la detención de varios destacados opositores, tras lo que se abrió un proceso de diálogo para abordar la situación que derivó en un acuerdo en la oposición para participar en estas elecciones parlamentarias.