Publicado 07/10/2021 14:57CET

La coalición FFC pide que la Policía y los servicios de Inteligencia queden bajo autoridad del primer ministro de Sudán

Archivo - El primer ministro de Sudán, Abdalá Hamdok
Archivo - El primer ministro de Sudán, Abdalá Hamdok - MOHAMED KHIDIR / XINHUA NEWS / CONTACTOPHOTO

MADRID, 7 Oct. (EUROPA PRESS) -

La coalición Fuerzas para la Libertad y el Cambio (FFC), uno de los principales elementos detrás de las protestas de 2019 contra el expresidente Omar Hasán al Bashir y ahora integrada en el Gobierno de transición en Sudán, ha reclamado que la Policía y los servicios de Inteligencia queden bajo autoridad del primer ministro, Abdalá Hamdok.

La coalición ha destacado tras una reunión celebrada el miércoles para abordar las tensiones entre civiles y militares tras la intentona golpista de septiembre que "el Gobierno civil debería ser directamente responsable de las fuerzas policiales y el Servicio General de Inteligencia (GIS)".

Así, ha resaltado que el documento constitucional aprobado para el periodo de transición recoge que la Policía "está sujeta a las políticas y decisiones de la autoridad ejecutiva", mientras que el GIS queda bajo autoridad de "las autoridades soberanas y ejecutivas".

En este sentido, han abogado además por una reforma de ambas instituciones y han resaltado que "todos los recursos económicos y la riqueza, especialmente el oro, deben ser gestionados por el Gobierno y estar bajo control del Ministerio de Finanzas para que pueda ser dirigido a resolver los problemas diarios sin interferencia por parte de sectores de las fuerzas regulares".

El comunicado parece hacer referencia a las compañías del Grupo Al Junaid, propiedad del vicepresidente del Consejo Soberano de Transición y líder del grupo paramilitar Fuerzas de Apoyo Rápido, Mohamed Hamdan Dagalo, conocido popularmente como 'Hemedti'.

Las FFC han hecho hincapié en la necesidad de abordar una serie de problemas en el país para hacer frente a la crisis y fomentar la transición civil y democrática, así como la paz, para garantizar el éxito de este proceso, según ha recogido el portal sudanés de noticias Sudan Tribune.

Los elementos civiles y militares de las autoridades de transición de Sudán han intercambiado críticas y acusaciones durante las últimas semanas en relación con el intento de golpe de Estado, achacado por las autoridades a soldados vinculados con Al Bashir.

Las autoridades de transición fueron instauradas tras un acuerdo entre la junta militar instaurada tras el golpe de Estado que derrocó en abril de 2019 a Al Bashir, y diversas organizaciones civiles y formaciones políticas opositoras, con el objetivo de poner en marcha una serie de reformas y preparar las próximas elecciones.

Este Gobierno ha iniciado una batería de reformas sociales y económicas --algunas de las cuales han provocado el malestar entre la población, como la retirada de subsidios-- y ha alcanzado un acuerdo de paz con importantes grupos rebeldes de Darfur y otras zonas del país.

Contador