Publicado 03/02/2021 09:36CET

La coalición opositora rechaza los resultados y se retira "completamente" del proceso electoral en RCA

El presidente centroafricano, Faustin-Archange Touadéra, en un acto de campaña
El presidente centroafricano, Faustin-Archange Touadéra, en un acto de campaña - ANDR¦ B? / XINHUA NEWS / CONTACTOPHOTO - Archivo

MADRID, 3 Feb. (EUROPA PRESS) -

La alianza opositora Coalición de Oposición Democrática 2020 (COD-2020) de República Centroafricana (RCA) ha anunciado que rechaza los resultados de las elecciones presidenciales y parlamentarias y que se "se retira completamente" de lo que ha descrito como "un calamitoso proceso electoral".

La COD-2020 ha criticado al Tribunal Constitucional por validar los resultados de las presidenciales, en las que Faustin-Archange Touadéra obtuvo la reelección, y de la primera vuelta de las parlamentarias, al tiempo que ha reiterado que durante el proceso hubo "numerosas irregularidades, fraudes masivos y violencia".

Así, ha destacado que la decisión del Constitucional confirma que "ha habido un simulacro sin precedentes en la historia política de RCA" y ha criticado especialmente que "ningún líder opositor haya sido elegido en primera vuelta o haya pasado a segunda ronda", según ha recogido el portal centroafricano de noticias Corbeau News.

"Esta situación consagra la voluntad manifiesta de Touadéra de imponer al pueblo centroafricano una Asamblea Nacional monocromática", ha destacado en un comunicado, en el que ha insistido en su exigencia de anular las elecciones y convocar un diálogo nacional para superar la crisis.

El Constitucional anunció el lunes su decisión de anular por irregularidades los resultados de la primera vuelta de las legislativas en trece de las 140 circunscripciones del país, mientras que en otras 58 no pudo llevarse a cabo la votación por motivos de seguridad a causa de la ofensiva rebelde.

El anuncio de la COD-2020 ha llegado poco después de que la coalición rebelde Coalición Patriotas por el Cambio (CPC) aceptara la propuesta de alto el fuego presentada por los países de los Grandes Lagos y Chad, tras la ofensiva que lanzaron en diciembre en plena polémica por las elecciones.

Los países de los Grandes Lagos y Chad propusieron el viernes en Angola un alto el fuego "unilateral e inmediato" y que los rebeldes se retiraran de la periferia de la capital, Bangui, y volvieran a sus posiciones iniciales, tras una cumbre sobre la situación en RCA.

El respuesta, Abakar Sabome, uno de los portavoces de la CPC, resaltó que la coalición "se somete totalmente al alto el fuego unilateral" por "respeto" a los países que lo solicitan, si bien pidió que se determine "por cuánto tiempo" y "qué será lo siguiente". Así, manifestó que los milicianos "permanecerán en guardia" y recalcó que "si el Gobierno no lo respeta e intenta atacar" las posiciones de la CPC, "se responderá de una forma muy severa".

En este sentido, el portavoz de la CPC indicó que los rebeldes "no atacarán Bangui", si bien no se pronunció sobre una retirada de la zona. El Gobierno no se ha pronunciado por el momento sobre la propuesta de los países regionales ni sobre la declaración de la coalición.

La Misión Unidimensional Integrada de Naciones Unidas para la Estabilización en RCA (MINUSCA) indicó la semana pasada que la CPC controla el 44 por ciento del territorio y recalcó su apoyo a "la extensión de la autoridad del Estado en todas partes".

CRISIS POLÍTICA Y HUMANITARIA

Touadéra decretó el 21 de enero el estado de emergencia durante 15 días a causa de la ofensiva de la CPC y habló de una "preocupante situación de seguridad". Así, argumentó que la medida es necesaria para "sofocar la amenaza de los rebeldes".

Asimismo, el Gobierno centroafricano destacó el 27 de enero que mantendrá sus operaciones contra la CPC hasta que estos grupos se rindan y entreguen las armas. "Lo que ellos han empezado, lo vamos a terminar. Estamos en proceso de ponerle fin", dijo el ministro de Comunicación y portavoz del Ejecutivo, Ange Maxim Kazagui.

Las tensiones han repuntado de forma drástica a raíz de la decisión del 3 de diciembre del Tribunal Constitucional de descartar la candidatura de Bozizé, quien regresó al país a finales de 2019 para volver a ser candidato a la Presidencia, cargo que abandonó en 2014 ante el levantamiento de los rebeldes de Séléka, predominantemente musulmanes.

Inmediatamente después de la decisión del Constitucional surgieron informaciones sobre reuniones mantenidas por Bozizé con diversos grupos armados, incluidos antiguos integrantes de Séléka y los 'anti balaka' --unas milicias de mayoría cristiana que surgieron en respuesta a los abusos de los integrantes de Séléka--, lo que llevó a las autoridades centroafricanas a acusarle de intentar fomentar un golpe de Estado.

Las elecciones fueron celebradas a pesar de la ofensiva rebelde y de las reclamaciones de la oposición sobre un aplazamiento, rechazado por el Constitucional. La opositora Coalición de Oposición Democrática 2020 (COD-2020) se ha negado a reconocer los resultados y ha denunciado irregularidades en la votación, si bien ha condenado la ofensiva de la CPC.

Por su parte, el portavoz de la Secretaría General de Naciones Unidas, Stéphane Dujarric, trasladó el lunes la gran preocupación del organismo por el "grave deterioro" de la situación humanitaria en el país, incluido el "muy alto nivel de inseguridad" en la principal ruta de suministro entre Camerún y RCA, que ha causado la "suspensión" de las importaciones.

El Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) estimó el viernes en más de 200.000 personas los desplazados a causa de la inseguridad en RCA y resaltó que decenas de miles de ellas, en particular las refugiadas en República Democrática del Congo (RDC), se enfrentan a una situación crítica por la falta de recursos en los países de acogida.