Actualizado 09/08/2015 14:13 CET

Codelco denuncia daños en una de sus minas de cobre a manos de huelguistas salvadoreños

SANTIAGO, 9 Ago. (Reuters/EP) -

   La compañía chilena estatal Codelco, la mayor productora mundial de cobre, ha denunciado daños a su mina Salvador supuestamente realizados por trabajadores en huelga, después de que las negociaciones para poner fin a las protestas llegase a punto muerto.

   Los trabajadores afiliados a la Confederación de Trabajadores del Cobre (CTC) han realizado protestas en instalaciones de Codelco desde el pasado 21 de julio, lo que ha llevado al cierre de la mina Salvador y a la suspensión parcial de las operaciones en otros lugares.

   Los trabajadores subcontratados -conductores, encargados del aseo y otros, incluidos algunos mineros- exigen el derecho a negociar un paquete de beneficios similar al que se les ofrece a los empleados directos de Codelco.

   Salvador, en el norte de Chile, ha estado ocupado por los trabajadores en huelga durante 18 días y sus caminos de acceso están bloqueados. La mina es la operación más pequeña de Codelco y produjo unas 54.000 toneladas de cobre el año pasado.

   Codelco ha informado en un comunicado de que varios equipamientos de la sala de control de Salvador han sido destruidos y que trabajadores que intentaban proteger la maquinaria antes del inicio de fuertes lluvias han sido atacados con piedras.

   Las últimas noticias indican que las relaciones entre la compañía y la CTC sufrieron un revés el viernes, después de que el sindicato dijese que esperaba una rápida solución a la disputa en las negociaciones con las empresas contratistas, en las que Codelco oficiaba como mediador.

   Esas negociaciones terminaron finalmente sin resultados,  según Codelco, que ha advertido de que se debe poner fin a la ocupación a las minas antes de que pueda considerar nuevas discusiones. La compañía ha advertido que para continuar con el diálogo necesita unas "garantías mínimas".

   Estas garantías pasan poner fin a "toda represalia, hostigamiento y presión contra los trabajadores", además de "dejar sin efecto todas y cada una de las cartas de amonestación, sanción o despido que se han cursado desde el inicio del conflicto hasta la fecha".

   La estatal Codelco cifró la semana pasada en 15 millones de dólares los daños sufridos por las protestas, tanto por daños a equipamiento como pérdidas de producción.