Colombia.- Con el 34,19 por ciento de los votos escrutados, los partidos afines a Uribe seguirían dominando los comicios

Actualizado 13/03/2006 4:41:20 CET

BOGOTA, 13 Mar. (EP/AP) -

Los partidos afines al presidente colombiano, Alvaro Uribe, continúan en cabeza en los comicios legislativos que tuvieron lugar ayer en el país al escrutarse el 34,19 por ciento del total de los votos, según la agencia Associated Press.

Al igual que sucediese con un escrutinio del 25 por ciento, los partidos oficialistas sumarían casi el 70 por ciento de los escaños del Senado.

Los partidos opositores a Uribe conformarían una minorías en la composición del Senado, ya que en este momento, el Partido Liberal acumula un 14 por ciento de los votos y el Polo Democrático Alternativo (PDA) cuenta con un 9,76 por ciento.

En un mensaje dirigido a la nación, el propio presidente Uribe dijo que "la patria tiene una inagotable vocación democrática". "Por lo que llamo a las FARC para que revise su conducta y analice la vocación democrática de los colombianos", señaló.

Ya con el 25 por ciento de las papeletas contadas, la Registraduría Nacional del Estado Civil de Colombia informó que los partidos oficialistas de centro-derecha cuentan con 70 por ciento de los escaños del Senado.

De esta forma, el presidente Alvaro Uribe recibiría un importante respaldo de cara a las elecciones presidenciales, aunque faltan por escrutar más de la mitad de los votos recibidos en las 76.000 mesas electorales.

Con el 25 por ciento escrutado, y según la emisora local Radio Caracol, el Partido de la U, encabezado por el ex ministro Juan Manuel Santos, lideraba los escrutinios. Le seguían el Partido Conservador y el movimiento Cambio radical, de Germán Vargas Lleras, que también apoyan al mandatario Uribe. Entre todos ellos alcanzarían los 70 escaños.

Posteriormente se encontrarían los partidos opositores Liberal y Polo Democrático Independiente, que no reunirían más de 26 escaños. Hasta ahora, el movimiento Visionarios, del candidato presidencial Antanas Mockus, y el movimiento Dejen Jugar al Moreno, del senador Carlos Moreno de Caro, son los mayores damnificados porque no superarían el 2 por ciento exigido.