Publicado 09/04/2021 21:36CET

Colombia.- Asesinan a un líder espiritual del pueblo indígena Embera Eyábida en el norte de Colombia

Archivo - Marcha indígena del pasado mes de octubre a su paso por Bogotá, Colombia.
Archivo - Marcha indígena del pasado mes de octubre a su paso por Bogotá, Colombia. - CHEPA BELTRAN / ZUMA PRESS / CONTACTOPHOTO

MADRID, 9 Abr. (EUROPA PRESS) -

La Organización Indígena de Antioquia (OIA) ha denunciado este viernes el asesinato de Rafael Domicó Carupia, de 63 años, chamán de la comunidad indígena Amparradó Popalito, que se dedicaba a la promoción de la música y la cultura del pueblo Embera Eyábida.

Con el asesinato de Carupia son ya 43 los líderes indígenas y defensores de los Derechos Humanos asesinados en lo que va de año y el número 1.157 desde que se firmaron los acuerdos de paz en 2016, según el balance del Instituto de estudios para el desarrollo y la paz (Indepaz).

Carupia, quien ya había sido amenazado con anterioridad, fue atacado por hombres armados cuando se encontraba con su mujer e hijos en su casa del municipio de Dabeiba, en el departamento de Antioquia, tal y como ha relatado la OIA, informa el diario colombiano 'el Espectador'.

"Hacemos un llamamiento urgente a Naciones Unidas, la Defensoría del Pueblo, a la Organización de Estados Americanos (OEA), al Alto Comisionado para la Paz y al Gobierno Nacional; así como a las instituciones nacionales e internacionales defensoras de Derechos Humanos para que haya un especial acompañamiento a las comunidades de esta zona", ha demandado la OIA.

Desde 2017, la OIA ha denunciado en varias ocasiones que los diferentes grupos armados que operan en la zona, en especial los paramilitares del Clan del Golfo y la guerrilla del Ejército de Liberación Nacional (ELN), obstaculizan la libre circulación de las diferentes comunidades indígenas a lo largo del territorio, infestado, ha relatado, de minas antipersonas.

Las comunidades indígenas que habitan el oeste de Antioquia han estado denunciado a lo largo del año los riesgos y peligros que están corriendo al estar en medio de las luchas de los grupos armados irregulares, en su disputa por las rutas del narcotráfico tras la entrega de las armas de la ya disuelta guerrillas de las FARC.

El pasado 28 de febrero, un menor de 13 años del pueblo Embera Eyábida perdió una pierna tras pisar una mina antipersona colocada en una comunidad indígena del municipio de Murindó.

Contador