Publicado 04/11/2021 18:28CET

Colombia.- Colombia atribuye al disidente de las FARC 'Antonio Medina' el atentado que mató a tres militares en Casanare

Archivo - Imagen de archivo de un guerrillero del Frente 36 de las ya desmovilizadas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC)
Archivo - Imagen de archivo de un guerrillero del Frente 36 de las ya desmovilizadas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) - LOUIS WITTER / LE PICTORIUM / ZUMA PRESS / CONTACT

MADRID, 4 Nov. (EUROPA PRESS) -

Las autoridades colombianas han informado este jueves de que el atentado cometido dos días antes en el departamento de Casanare, en el noreste del país, en el que murieron cuatro personas ha sido obra Omar Pardo Galeano, alias 'Antonio Medina', jefe del frente 28 de las disidencias de las extintas FARC.

Así lo ha dado a conocer el gobernador de Casanare, Salomón Sanabria, quien en una entrevista para Caracol Radio ha apuntado directamente hacia 'Antonio Medina', quien "opera de manera articulada en el departamento".

Sanabria ha contado que el atentado tuvo lugar a altas horas de la madrugada del martes, cuando un grupo de soldados que se apeaba de un vehículo del Ejército fueron víctimas de una explosión, muriendo tres de ellos y un civil.

Las víctimas han sido identificadas como el cabo primero Edison Manuel Buitrago Prada, el soldado Diner Inocencio de Dios y el soldado Brayan Esteban Morales Rincón. De los heridos, tres son militares más y dos civiles.

La figura de 'Antonio Medina' retomó especial relevancia hace apenas unos meses, cuando aseguró en una grabación que apoyaría las escaramuzas del frente 10, que opera en el departamento vecino de Arauca, contra las bases del Ejército de Venezuela, país con el que esta región colombiana comparte frontera.

De acuerdo con las autoridades colombianas ambos frentes sirven de apoyo a la estructura de Miguel Botache Santillana, alias 'Gentil Duarte', disidencia en disputa con la liderada por Luciano Marín Arango, apodado 'Iván Márquez', uno de los interlocutores en los acuerdos de paz con el Gobierno que finalmente optó por retomar la lucha armada en 2018 ante la falta de cumplimiento de los mismos.