Publicado 14/11/2020 01:28CET

Colombia.- Colombia encarcela a dos hombres acusados de matar a líderes sociales y defensores de DDHH

Manifestación contra las recientes masacres cometidas en Colombia
Manifestación contra las recientes masacres cometidas en Colombia - SEBASTIAN BARROS SALAMANCA / ZUMA PRESS / CONTACTO

MADRID, 14 Nov. (EUROPA PRESS) -

La Fiscalía colombiana ha anunciado este viernes el encarcelamiento de dos hombres relacionados con los asesinatos de varios líderes sociales en el país. En uno de los casos, se trata de una condena, mientras otro de los detenidos ha pasado a disposición judicial.

Juan Gabriel Gil, conocido como 'El Poli', y considerado cabecilla en el norte del país del 'Clan del Golfo', ha sido condenado por el asesinato de dos líderes sociales. Además, durante el proceso se han esclarecido otros catorce homicidios atribuidos a 'El Poli' y su clan.

El condenado ha recibido una pena de 21 años de prisión por
los delitos de homicidio agravado, concierto para delinquir agravado, y fabricación, tráfico y porte de armas de uso privativo de las Fuerzas Armadas o explosivo agravado.

En este juicio, se le acusaba de los asesinatos del defensor de los Derechos Humanos Diafanor Montoya Urrego en abril de 2019 y del líder social Henry Arturo González Acevedo en diciembre de 2018, en un proceso en el que están también imputados otros cuatro miembros del 'Clan del Golfo', también conocido como 'Autodefensas Gaitanistas de Colombia'.

OTRO PRESUNTO ASESINO ENCARCELADO

La Fiscalía también ha anunciado la entrada en prisión a la espera del proceso judicial del presunto asesino del líder social Jorge Luis Solano, que fue abatido el pasado 3 de noviembre en su domicilio de Ocaña, en el departamento de Santander al norte de Bogotá.

Jhon Freddy Espinosa Álvarez, conocido como 'El Burro', ha sido detenido después de que la investigación le ubicara alrededor de la casa de Solano pocos días antes del asesinato con el pretexto de estar buscando un lugar para alquilar, pese a que tenía que cumplir arresto domiciliario en Medellín.

La Fiscalía le ha imputado por delito de homicidio agravado y porte ilegal de armas de fuego agravado y la Policía está analizando varias pruebas encontradas en su casa.

Solano presidía la Organización de Víctimas de Desaparición Forzosa Asvida y era delegado de la Mesa de Víctimas de Ocaña y, según la Fiscalía, era conocido en el municipio por sus denuncias contra la corrupción del gobierno local.

Contador