Publicado 02/11/2021 22:53CET

Colombia.- Condenan a 15 años de cárcel al capitán del INPEC por la fuga de la excongresista colombiana Aída Merlano

Dos policías colombianos (imagen de archivo)
Dos policías colombianos (imagen de archivo) - JUAN ANGEL / ZUMA PRESS / CONTACTOPHOTO

MADRID, 2 Nov. (EUROPA PRESS) -

El capitán del Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario (INPEC), David Álvarez Cárdenas, ha sido condenado este martes a quince años de prisión por facilitar la fuga de Aída Merlano, excongresista conservadora que tras ser detenida en Venezuela acusó al presidente de Colombia, Iván Duque, de estás detrás de un complot para asesinarla.

La Justicia colombiana ha determinado que Álvarez Cárdenas era consciente del plan de Merlano, por lo que el juez ha ordenado su detención para cumplir su castigo por los delitos de prevaricación y de complicidad en la huída, informa el diario 'El Tiempo'.

Merlano se escapó el primero de octubre de 2019 de la cárcel, en la que se encontraba cumpliendo una pena por corrupción, aprovechando una salida para visitar el dentista. Su cinematográfica escapada finalizó en enero de 2020, cuando las autoridades venezolanas la detuvieron por cruzar la frontera de manera irregular.

Además de Álvarez Cárdenas, quien se encontraba de vacaciones cuando autorizó el traslado de Merlano, las autoridades judiciales han abierto nuevas investigaciones contra otros funcionarios del INPEC por su presunta participación.

La defensa de Álvarez Cárdenas ha apelado el fallo, que en segunda instancia, será analizado por el Tribunal Superior de Bogotá. Por el momento, el titular del INPEC deberá entrar en prisión hasta que se tome una decisión al respecto.

Merlano, que fue diputada del Congreso de Colombia por el Partido Conservador entre 2014 y 2018, logró entrar en el Senado, pero fue acusada y condenada en septiembre por el Tribunal Supremo a 15 años de prisión por haber comprado votos para lograr su escaño, entre otros cargos.

Apenas un mes después protagonizó una fuga de película. Aprovechó una visita a una clínica dental de Bogotá para saltar por una ventana y huir en una moto que la estaba esperando. Desde entonces estaba en paradero desconocido hasta que fue detenida en Venezuela.

Una vez en territorio venezolano aseguró ante un tribunal de Caracas estar siendo víctima de una persecución por parte del propio presidente Iván Duque al disponer ella de pruebas suficientes para hacer "caer" a varias figuras destacadas de la clase política de su país.

"Estoy siendo perseguida por el presidente de mi país, quieren asesinarme", dijo Merlano, quien contó cómo su exmarido Julio Gerlein, miembro de una de las castas políticas más influyentes de Colombia, y el senador por Cambio Radical, Arturo Char, colaboraron en su fuga, pero con el objetivo de asesinarla.

De acuerdo con Merlano, ella se convirtió en "objetivo militar" de estas dos familias tras haber sido testigo de todos los movimientos financieros de ambas en la región Caribe, la cual, ha dicho, está bajo el control de los Gerlein y los Char.

Por esta supuesta trama, el Consejo Nacional Electoral (CNE) abrió una investigación a Duque aunque fue archivada finalmente por falta de pruebas, a pesar de unos audios en los que el finado narcotraficante José 'Ñeñe' Hernández y la antigua asesora del expresidente Álvaro Uribe, María Claudia Daza, mencionan el nombre del presidente colombiano en una supuesta operación para comprar votos en la segunda vuelta de las presidenciales de 2018.

"Nos tenemos que poner las pilas, hay que buscar plata para pasar bajo la mesa y soltarla en los departamentos", entre ellos el de La Guajira, en las costas del mar Caribe, tal y como 'Ñeñe' aseguraba al nombrar a "Iván" y a "Uribe" como responsables de haberle enviado a las ciudades de Manaure, Uribía, Riohacha y Maicao para "ganar" en esa región.