Colombia.- Condenan al Estado colombiano por detener a tres inocentes por el asesinato de Galán en 1989

Actualizado 20/09/2006 23:33:10 CET

BOGOTA, 20 Sep. (EUROPA PRESS) -

El Tribunal Superior de Cundinamarca condenó al Estado colombiano a indemnizar con 278.000 dólares a tres personas que fueron acusadas injustamente del asesinato en 1989 del candidato presidencial Luis Carlos Galán, informaron fuentes judiciales.

La indemnización fue ordenada por el alto tribunal, que declaró al Estado culpable de la detención injustificada de Alberto Hubiz Jasbun y Héctor Manuel Cepeda Quintero (ambas ya fallecidos) y a Norberto Hernández Romero.

El candidato liberal Galán, quien era el favorito para ganar las elecciones de 1990, fue asesinado el 18 de agosto de 1989 en la plaza de Soacha, una población perteneciente al área metropolitana de Bogotá.

Los organismos policiales arrestaron pocos días más tarde a los acusados, que estuvieron presos varios meses, pese a que demostraron no tener nada que ver con el crimen, según recuerda la emisora local RCN, recogida por Europa Press.

El tribunal dispuso el pago a favor de los familiares de los dos primeros y a favor del tercero, "por daños materiales y morales" y como compensación por el tiempo en que los detenidos estuvieron sin poder trabajar.

No obstante, se exoneró al general retirado de la Policía, Miguel Maza Márquez, entonces director del Departamento Administrativo de Seguridad (DAS), y al coronel Norberto Peláez Carmona, que dirigía la Policía Judicial, quienes ordenaron los arrestos.

La orden de asesinar a Galán fue atribuida al extinto jefe del cartel de cocaína de Medellín, Pablo Escobar, abatido a tiros en 1993.

Por el asesinato, que causó conmoción en Colombia, está detenido el ex congresista y ex ministro liberal Alberto Santofimio, quien fue un enemigo radical de Galán, quien a su vez libró una campaña frontal contra el narcotráfico y la corrupción.

Santofimio ha sido señalado por un lugarteniente de Pablo Escobar como inductor del crimen, cuyos ejecutores o testigos más importantes fueron asesinados de forma selectiva días después del asesinato.