Publicado 02/07/2021 21:02CET

Colombia.- Duque culpa a los bloqueos durante las protestas del estancamiento de la recuperación económica

El presidente de Colombia, Iván Duque.
El presidente de Colombia, Iván Duque. - CHEPA BELTRAN / ZUMA PRESS / CONTACTOPHOTO

MADRID, 2 Jul. (EUROPA PRESS) -

El presidente de Colombia, Iván Duque, ha responsabilizado este viernes a los bloqueos que se produjeron durante las movilizaciones de los últimos dos meses del estancamiento de la recuperación económica y de la caída del empleo.

"Tristemente los bloqueos, otro tipo de actitudes, de insensatez y afectación a derechos colectivos, nos privaron de esa aceleración en esa reducción del desempleo en el mes de mayo. Este año tenemos que consolidar porque la reactivación segura es el camino para cerrar las brechas en Colombia" ha argumentado.

De cara a esa recuperación del empleo, sobre todo en lo que respecta a los más jóvenes, Duque se ha comprometido con el propósito de lanzar el llamado Consejo Nacional de Política Económica y Social (Conpes), con el que desarrollar la industria rural y el sector agropecuario, uno de los más importantes" del país.

"El reto que tenemos es proyectar este sector en el tiempo (...), he pedido al ministro de Agricultura, Rodolfo Zea, que hagamos una agenda de desarrollo rural integral para los próximos años, donde nosotros podamos abordar qué cultivos aportan más al PIB agrícola de Colombia y a la creación de empleo", ha explicado.

A su vez, también ha lanzado nuevas medidas de políticas públicas, como el programa de ayudas a los pequeños productores, la modernización del Banco Agrario, o, entre otras, las regularización de miles de trabajadores del campo, que a día de hoy no disponen de seguros de vejez o desempleo.

Las manifestaciones contra el Gobierno de Duque comenzaron hace más de dos meses en contra de una reforma fiscal, que finalmente fue retirada a los pocos días. Sin embargo, cientos de personas se han seguido movilizando en varias ciudades del país contra las políticas neoliberales impuestas desde Casa Nariño.

En cifras oficiales, al menos una veintena de personas han fallecido en el marco de estas movilizaciones, en las que se han visto imágenes de vandalismo y disturbios, y una fuerte represión policial que ha provocado, según organizaciones de Derechos Humanos miles de denuncias --algunas por agresiones sexuales dentro de los centros de detención, cientos de heridos y casi 80 muertos.

Después de una tibia y no muy prolongada condena internacional, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) ha viajado al país para conocer de primera mano estas denuncias. En su último informe, ha alertado de las agresiones que los trabajadores de la prensa y los medios de comunicación están recibiendo por parte de las fuerzas de seguridad que reprimen las protestas.