Colombia/Ecuador.- El Gobierno de Uribe admite que pudo haber violación "involuntaria" del espacio aéreo ecuatoriano

Actualizado 03/02/2006 17:38:00 CET

BOGOTA, 3 Feb. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno de Colombia dijo que aviones militares pudieron haber violado de forma "involuntaria o no premeditada" el espacio aéreo ecuatoriano el pasado fin de semana. Indicó que, de haber sido así, "lamenta" lo ocurrido y señaló que tomará "las previsiones pertinentes" para evitarlo.

El Ministerio de Exteriores de Colombia respondió así a la nota de protesta diplomática de Ecuador, que denunció la violación de su espacio aéreo el pasado sábado por aviones que perseguían a guerrilleros. En el texto exigían explicaciones y disculpas.

Horas antes, el presidente de Colombia, Alvaro Uribe, anunció que el Gobierno enviaría una respuesta "fraterna y sincera" a la reclamación de Ecuador.

"Una vez concluidas las investigaciones realizadas por altos oficiales de las Fuerzas Militares de Colombia, se pudo establecer que el día 28 de enero se presentaron enfrentamientos en el sur del departamento del Putumayo, entre el Ejército Nacional de Colombia y grupos armados irregulares al margen de la ley", precisa la respuesta de Bogotá, difundida por el Servicio de Noticias del Estado (SNE).

Esta declaración fue entregada a la Embajada de Ecuador en Bogotá por el ministro interino de Exteriores, Camilo Reyes. El documento agrega "que pudo presentarse accidentalmente un ingreso involuntario, no premeditado, al espacio aéreo del Ecuador, durante las operaciones en el área contra grupos terroristas que penetraron posteriormente a territorio ecuatoriano para eludir la acción de la fuerza pública colombiana".

De haber ocurrido tal situación, el Gobierno de Colombia lamenta lo sucedido y afirma que tomará las previsiones pertinentes", puntualizó El Ministerio colombiano de Asuntos Exteriores.

Además, en la nota el Gobierno Uribe reiteró "su permanente e irrestricto respeto a la soberanía de la República del Ecuador". Asimismo, expresan su aprecio a "el alto valor de la cooperación y concertación en la lucha contra el flagelo del narcotráfico y el terrorismo, verdaderos enemigos de la democracia y la solidaridad entre los pueblos".

Esta semana, el Gobierno de Ecuador advirtió de que no aceptaría una declaración de Colombia distinta a una petición de disculpas. Incluso advirtió sobre la posibilidad de llamar a consultas a su embajador en Bogota, Ramiro Silva.

Según las autoridades de Ecuador, aviones y helicópteros colombianos sobrevolaron varias horas la provincia ecuatoriana de Sucumbíos en persecución de guerrilleros de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

Mientras tanto, habitantes de la región recogieron casquillos de balas disparadas y divulgaron videos de la incursión aérea. El incidente indispuso las relaciones entre las dos naciones, que comparten una frontera terrestre de 586 kilómetros de extensión.

El presidente ecuatoriano, Alfredo Palacio, inspeccionó la zona fronteriza en la que se registró el incidente, acompañado por sus ministros de Exteriores, Francisco Carrión; Defensa, Oswaldo Jarrín, y autoridades policiales.

Palacio anunció allí "medidas disuasivas" y reiteró que no permitirá la violación del territorio de su país, donde el lunes pasado se activó el sistema de vigilancia aérea. Además, el Congreso de Ecuador aprobó una resolución de condena contra Colombia.