Actualizado 17/01/2006 18:07 CET

Colombia/EEUU.- El hijo del jefe del cartel de Cali se entrega a la Justicia de EEUU en Panamá

Rodríguez Abadía se encuentra en Miami, donde un tribunal lo acusa de narcotráfico y lavado de dinero

PANAMA, 17 Ene. (EUROPA PRESS) -

William Rodríguez Abadía, hijo de Miguel Rodríguez Orejuela, ex jefe del denominado cartel de Cali, se entregó anoche a la Justicia de Estados Unidos en Panamá, país en el que deberá responder por los presuntos delitos de narcotráfico y lavado de activos, según confirmó su abogado, Jorge Luis Gutiérrez.

"Él no quería seguir huyendo ante la falta de garantías de parte de las autoridades colombianas y por eso se entregó", precisó el letrado en declaraciones a la emisora colombiana 'RCN Radio'.

Sin embargo, Gutiérrez aclaró que en ningún caso la entrega de su defendido se produjo porque tenga la misión de hacer delaciones en contra de otros supuestos capos del narcotráfico.

El abogado sostuvo que "en Colombia la Justicia ha cometido toda clase de errores con tal de extraditar por razones políticas a sus ciudadanos a Estados Unidos... Él quiere solucionar sus problemas, incluso los de salud, pues después del atentado del que fue víctima padece problemas renales", agregó.

Asimismo, Gutiérrez explicó que la entrega de William Rodríguez Abadía a las autoridades de EEUU "se hizo con un acuerdo previo", por medio de otro abogado que sirvió de contacto con el Departamento Estadounidense Antidrogas (DEA).

El letrado indicó que su defendido se encuentra en Miami (Florida), donde un tribunal lo acusa de narcotráfico y lavado de dinero. Tanto Miguel Rodríguez Orejuela como su hermano Gilberto están presos en EEUU.

IMPERIO ECONÓMICO

Los dos hermanos formaron un imperio económico después de abrir una modesta farmacia. En las décadas de los años 70 y 80 adquirieron gran poder en el sector bancario, controlaron equipos deportivos y, según datos oficiales, llegaron a ser uno de los grupos narcotraficantes más grandes del mundo, responsable del 80 por ciento de la droga que llegaba a territorio norteamericano.

La organización financió a numerosos políticos, lo que terminó en 1994 con el llamado "narcoescándalo", que salpicó al entonces presidente Ernesto Samper (1994-1998), cuya campaña electoral recibió cerca de cinco millones de dólares del "cartel de Cali".

Gilberto y Miguel Rodríguez Orejuela fueron detenidos en Cali en 1995 después de una intensa persecución y, aunque habían cumplido gran parte de las penas impuestas, de más de 15 años de prisión, fueron extraditados a EEUU en los años 2004 y 2005, respectivamente