Publicado 11/01/2022 17:54CET

Colombia.- El Ejército de Colombia denuncia la expulsión de sus tropas en Nariño por parte de población civil

Un militar delante de una bandera de Colombia.
Un militar delante de una bandera de Colombia. - LAURA SALAZAR / ZUMA PRESS

MADRID, 11 Ene. (EUROPA PRESS) -

Un grupo de moradores de varios municipios de Nariño expulsó la semana pasada a unidades del Ejército de Colombia que realizaban labores de patrullaje en la región, tal y como ha dado a conocer este martes la institución castrense.

No es la primera vez que la fuerza pública colombiana se encuentra con el rechazo de la población local en esta región, que ya ha expresado su rechazo a la presencia del Ejército, pues consideran que agudiza los choques con los grupos armados irregulares que operan en la región y les dejan a merced del fuego cruzado.

Los hechos tuvieron lugar entre el 5 y el 7 de enero en los corregimientos de La Esmeralda, donde un grupo de personas armadas con "machetes" y "pretendiendo provocar a la tropa" expresaron a los militares "que no eran bienvenidos"; y en El Rosario, donde "200 personas" les rodearon e hicieron saber que su presencia no era de su agrado, ha informado el Ejército, según cuenta el diario 'El Espectador'.

Ante estos episodios, el Ejército ha hecho un llamamiento a las autoridades locales para que tomen medidas e investiguen y adelanten las medidas legales oportunas "frente a estos hechos violentos por parte de la población civil".

Los encontronazos de las fuerzas de seguridad del Estado colombiano en la región no son nuevos. Hace menos de un mes en El Rosario, el policía Tomás Blanco Rolón permaneció cerca de un día secuestrado por una de las facciones de las disidencias de las ya desparecidas FARC.

Un día después de su liberación, el 27 de noviembre, un grupo de campesinos retuvo a una quincena de soldados en una zona rural del municipio de Leiva, en el norte de Nariño, después de que cinco civiles, entre ellos dos menores, resultaran heridos en el fuego cruzado entre el Ejército y las disidencias de las FARC.

Contador