Colombia.- El ELN reitera su deseo de negociar una salida política al conflicto armado pero sin condiciones

Actualizado 02/03/2012 18:46:36 CET

BOGOTÁ, 2 Mar. (COLPRENSA/EP) -

La guerrilla del Ejército de Liberación Nacional (ELN) reiteró a través de un nuevo comunicado su deseo de negociar con el Gobierno de Juan Manuel Santos una salida política al conflicto armado colombiano, pero sin ningún tipo de condiciones por parte de las autoridades.

En el comunicado, el ELN hizo un recuento de los fracasados diálogos de paz que ha sostenido con varios gobiernos colombianos y recordó que "la paz no puede ser la imposición de condiciones de una parte sobre la otra" porque "precisamente esa lógica fue la que nos llevó a la guerra y es contraria a la búsqueda de la paz".

El ELN resaltó que esta "lógica de imposiciones económicas políticas y sociales" es la misma que ha conducido a muchos de esos guerrilleros a levantarse en armas, en un conflicto que "ya lleva casi medio siglo de confrontación".

La guerrilla afirmó que a través de las "conversaciones" con los gobiernos de los expresidentes César Gaviria, Andrés Pastrana y Álvaro Uribe, han propiciado "un espíritu abierto y sin colocar condiciones", porque esto demuestra que "la paz no es sometimiento de una parte a la otra, sino la confluencia basada en escucharnos".

En este sentido, el ELN pide al Gobierno de Santos "recibir con humildad, los llamados de la comunidad internacional y la colombiana, a propiciar un dialogo sin condiciones", esfuerzo que, según ellos, ya emprende esa organización armada.

En una carta enviada anteriormente a la exsenadora colombiana Piedad Córdoba, el ELN anunció que estaba dispuesto a aceptar un cese de hostilidades "siempre y cuando este sea bilateral".

Actualmente el ELN, es la segunda guerrilla activa de este país, y sus integrantes son considerados responsables de varios crímenes de lesa humanidad como secuestro, asesinato, tortura y siembra de minas antipersona en el territorio colombiano.

Este nuevo comunicado se hace público horas después de que el Gobierno de Santos atribuyera al ELN el secuestro de ocho trabajadores de la industria petrolera registrado en el departamento de Arauca (noreste) el pasado martes.