Colombia.- España confía en que Colombia aclare si sus servicios secretos espiaron a dos periodistas españolas en Cuba

Publicado 19/05/2014 18:40:47CET

MADRID, 19 May. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno español confía en que el Ejecutivo de Colombia aclare si los servicios de inteligencia de su Ejército espiaron las comunicaciones de dos periodistas españolas que venían cubriendo las conversaciones en La Habana del Gobierno colombiano con la guerrilla de las FARC, tal y como denunció la prensa de ese país.

En una respuesta al diputado de IU Juan Josep Nuet, el Gobierno español afirma que "de momento" no tiene "constancia de que funcionarios españoles (incluyendo diplomáticos) hayan sido espiados" y reconoce haber abordado este asunto "en contactos informales con autoridades colombianas, a las que se ha trasladado el interés del Gobierno de España por aclarar este asunto".

El Ejecutivo de Mariano Rajoy recuerda en su respuesta que el Gobierno de Colombia ha puesto en marcha una triple investigación (Fiscalía, Inspección del Ejército y Justicia Militar) "para aclarar lo sucedido y depurar responsabilidades".

"El Gobierno de España espera los resultados de esta investigación y confía en que arrojen luz sobre las supuestas escuchas a las periodistas españolas que se citan en la pregunta de referencia", añade la respuesta, donde se señala que algunos funcionarios y militares colombianos ya han asumido su responsabilidad política y han sido cesados.

Las periodistas a las que citó Nuet en su pregunta son la delegada de la agencia EFE en Cuba, Soledad Álvarez Martín, y la corresponsal de TVE, Sagrario García-Mascaraque, quienes, como otros periodistas extranjeros, habrían sido espiadas por el espionaje del Ejército colombiano.

El escándalo en torno a esta intervención ilegal de las comunicaciones (teléfonos personales, correo electrónico, servicios WhatsApp y otros) por parte de los servicios de inteligencia del Ejército colombiano lo destapó la revista colombiana 'Semana'.

Según esta publicación, las escuchas se habrían estado produciendo desde 2012 y habrían afectado a los propios miembros de la delegación del Gobierno colombiano en la Mesa de conversaciones de La Habana.