Actualizado 12/05/2012 09:51 CET

El ex comandante de las AUC Mancuso dice que apoyó "con propaganda y dinero" la campaña de Uribe en 2006

BOGOTÁ, 12 May. (EUROPA PRESS) -

El ex comandante de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC) Salvatore Mancuso ha afirmado este viernes en una entrevista concedida a la emisora colombiana Radio Caracol que apoyó al ex presidente Álvaro Uribe con propaganda y dinero durante su campaña de reelección en 2006.

En este sentido, ha asegurado que se reunió que se reunió con Uribe, pero que es un tema que "prefiere no abordar". "Yo entiendo los intereses de saber, pero entiéndame que para mí es complicado contar todo esto. Por favor, entiendan", ha dicho.

Sin embargo, ha manifestado que entregó dinero a Jairo Andrés Angarita, alias 'Comandante Andrés' --mano derecha de Mancuso--, para que contratara la logística para trasladar votantes y hacer publicidad a favor de Uribe.

"Yo entregué aportes a la reelección del presidente Uribe para que el comandante Andrés contratara buses para que hiciera propaganda y trasladara personas para la campaña del presidente Uribe", ha subrayado Mancuso. Pese a sus afirmaciones, ha dicho que no las presentará ante una autoridad judicial, ya que "no hay garantías ni seguridades jurídicas" para su familia y sus abogados.

Por otra parte, ha indicado que la directora del Departamento Administrativo de Seguridad (DAS), María del Pilar Hurtado, y José Miguel Narváez tuvieron relación con las AUC y que ya han sido mencionados ante la justicia por Juan Carlos Sierra, alias 'El Tuso', otro miembro de las Autofedensas.

En este sentido, Mancuso ha recalcado que las AUC mantienen un compromiso con la verdad, pero que reciben efectos adversos al hacer confesiones. "Nuestro compromiso continúa, sólo pedimos las garantías. Con la ley y como está no hay las herramientas para avanzar dentro de este proceso de paz dentro del componente judicial", ha puntualizado.

En otro orden de cosas, ha dicho que la ex senadora y presidenta de Colombianos y Colombianas por la Paz (CCP), Piedad Córdoba, le visitó, al igual que a otros paramilitares, para hablar sobre el futuro de la paz en el país.

"La senadora nos ha visitado preocupada por el futuro de la paz del país y los obstáculos en su construcción. Hemos hechos algunos análisis de cuál sería el camino para que estos hechos no se repitan", ha apostillado Mancuso.

RESPUESTA DE URIBE

Por su parte, Uribe ha desmentido las afirmaciones de Mancuso a través de su abogado, Jaime Granados. Además, ha asegurado que no es cierto que su Ejecutivo orquestara una campaña de desprestigio contra la Corte Suprema de Justicia.

"Uribe presentará querella penal en contra del paramilitar extraditado por el delito de calumnia y solicitará, tanto a la Fiscalía General de la Nación como a los Magistrados de Justicia y Paz, que estudien la posibilidad de excluir a esta persona del programa de beneficios", ha subrayado Granados.

A través de un comunicado, ha garantizado que Mancuso "falta a la verdad de manera grave al manifestar que se reunió con Uribe". "Esto nunca ocurrió, en ninguna oportunidad", ha agregado.

"De manera inmediata se solicitará a la Comisión de Acusaciones de la Honorable Cámara de Representantes que, dentro de la investigación preliminar que adelanta por estos hechos, se ordene la recepción del interrogatorio formal de Mancuso para que concrete sus afirmaciones determinando las circunstancias de modo, tiempo y lugar en las que funda sus falsos dichos, lo cual conducirá a que se evidencia su mentira", ha matizado en este sentido.

Por último, ha recalcado que Uribe presentará una querella penal contra Mancuso y solicitará que la Fiscalía General estudie la posibilidad de excluirle del programa de beneficios, ya que "ha faltado objetivamente a sus compromisos de decir la verdad, privando al país de la posibilidad de la reconstrucción histórica".

Mancuso fue uno de los dirigentes más sanguinarios de las AUC hasta 2005, cuando renunció a las armas y se acogió al proceso de Justicia y Paz impulsado por el Gobierno. En 2008 fue extraditado a Estados Unidos, donde cumple condena por un delito de tráfico de droga.