Publicado 07/02/2020 19:37:20CET

Colombia.- Ex guerrilleros de las FARC y víctimas del atentado de El Nogal se funden en un abrazo en la JEP

Colombia.- Ex guerrilleros de las FARC y víctimas del atentado de El Nogal se fu
Colombia.- Ex guerrilleros de las FARC y víctimas del atentado de El Nogal se fu - TWITTER DE LA JURISDICCIÓN ESPECIAL PARA LA PAZ

MADRID, 7 Feb. (EUROPA PRESS) -

Ex guerrilleros de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y víctimas del atentado perpetrado hace 17 años contra el club El Nogal de Bogotá, que dejó 38 muerto y 198 heridos, se han fundido este viernes en un abrazo en el marco de un acto conmemorativo en la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP).

Un grupo de víctimas del atentado de El Nogal, encabezado por Bertha Lucía Fries, ha entregado a la JEP, a la Comisión de la Verdad y a la Unidad de Búsqueda de Personas Desaparecidas un informe de los hechos. "Queremos saber qué paso", ha reclamado ella.

La presidenta de la JEP, Patricia Linares, ha indicado que "cada uno de los hechos que nos cuentan las víctimas en los informes son insumos muy valiosos para esta Jurisdicción con el ánimo de garantizar la no impunidad y la reparación de las víctimas".

Al acto han acudido el que fuera máximo jefe de las FARC, Rodrigo Londoño Echeverri, alias 'Timochenko', y el también ex guerrillero Julián Gallo, 'Carlos Lozada', así como los ex paramilitares Freddy Rendón y Rodrigo Pérez Alzate.

"En nombre de quienes integramos las FARC en algún momento, pedimos perdón por ese acto y reiteramos nuestro compromiso con el cumplimiento del acuerdo de paz. Pedimos a las víctimas que ojalá seamos perdonados", ha dicho 'Carlos Lozada'.

Al término del acto los cinco se han fundido en un abrazo en lo que la propia JEP ha valorado e Twitter como "un acto de reconciliación". "Estoy conmovida por el abrazo que ustedes se acaban de dar", ha dicho la directora de la Unidad de Búsqueda de Personas Desaparecidas, Luz Marina Monzón, según informa Blu Radio.

La JEP es la justicia transicional ideada por las FARC y el Gobierno en el acuerdo de paz firmado en 2016. Establece sanciones alternativas y penas menores para todos aquellos que confiesen sus crímenes, si bien los que se nieguen a aportar verdad se enfrentan a 20 años de cárcel.