Actualizado 10/07/2006 18:03:01 +00:00 CET

Colombia.- Las FARC considera que efectuar el 'canje humanitario' es "el deseo de la inmensa mayoría de los colombianos"

BOGOTA, 10 Jul. (EUROPA PRESS) -

Las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) se mostraron de nuevo partidarias de realizar un intercambio humanitario de rehenes por guerrilleros presos, reconociendo estar "seguros" de que esta propuesta saldrá adelante porque, a su juicio, "ese es el deseo de la inmensa mayoría de los colombianos".

"Estamos seguros que dicha propuesta (el intercambio humanitario) terminará imponiéndose porque ese es el deseo de la inmensa mayoría de los colombianos que se niega a aceptar que el futuro de las nuevas generaciones sea la continuación sin limites de la guerra fratricida, como es la pretensión del dictador de turno y el imperialismo", expresaron este fin de semana en un comunicado firmado por el Estado Mayor del Bloque Oriental de las FARC, fechado el pasado 6 de julio en algún lugar de las montañas de Colombia.

El texto --dirigido "a todos los prisioneros de guerra y presos políticos"-- asegura que las cárceles son "una de las pruebas más duras" que tienen que pasar sus guerrilleros, por lo que resaltaron "la lealtad y la férrea disciplina político-militar" demostrada por guerrilleros como Simón Trinidad y Sonia, ambos extraditados a Estados Unidos, "más allá de los halagos y ofertas de rebaja de penas" con las que el Gobierno intentó "doblegar" su conciencia.

Aseguraron sentirse "orgullosos" de sus 42 años de "heroica lucha" bajo "la acertada conducción político-milita del comandante Manuel Marulanda" y señalaron que, en la actualidad el Gobierno les combate en las montañas y "de manera particular en el sur del país", con un operativo militar "financiado y dirigido" por Estados Unidos.

Cerca de 1.000 personas continúan hoy en poder de las FARC, entre ellos un grupo de 60 rehenes considerados 'canjeables', es decir, intercambiables por guerrilleros presos de acordarse la operación entre el Gobierno y las FARC, que insiste en rechazar el diálogo mientras el reelecto presidente Alvaro Uribe sigua en el poder.

Entre los 'canjeables', además de militares, policías, políticos y tres ciudadanos norteamericanos, se encuentra la ex candidata presidencial Ingrid Betancourt, secuestrada desde febrero de 2002, y la ex candidata a la Vicepresidencia de Colombia Clara Rojas.