Colombia.- Las FARC han suspendido los atentados en Bogotá, según el embajador de EEUU

Actualizado 23/10/2006 14:44:10 CET

BOGOTA, 23 Oct. (EUROPA PRESS) -

El embajador de Estados Unidos en Colombia, William Wood, aseguró al alcalde de Bogotá, Luis Eduardo Garzón, que las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia han suspendido los actos terroristas en el norte de la capital, por lo que no prorrogaron la advertencia a los ciudadanos norteamericanos, más allá del 1 de octubre.

Así lo aseguró Garzón, quien dijo sentirse "confundido" por las afirmaciones del embajador Wood, y ante las declaraciones del fiscal general Mario Iguarán, quien aseguró que hasta el momento no hay evidencias que permitan señalar a las FARC como las autoras del atentado contra la Escuela Superior de Guerra.

El alcalde de la capital sostuvo que si es verdad que las FARC atentaron con la Universidad Militar fue un hecho "estúpido", porque ya se había avanzado en un acuerdo humanitario y ya contaban con una comisión de negociación cerca de los municipios de Pradera y Florida, en el Valle del Cauca.

Pese a las declaraciones del alcalde, el Gobierno de Alvaro Urive dice desconocer la información que posee el embajador de Estados Unidos sobre la presunta suspensión de los atentados en Bogotá por parte de las FARC, según informa la emisora local Radio Caracol, de la que se hace eco Europa Press.

El ministro del Interior y de Justicia, Carlos Holguín Sardi, no descartó que la Embajada de Estados Unidos tenga mecanismos propios de inteligencia, pero señaló que el Gobierno no tiene información de la delegación diplomática, sobre la posibilidad de que las FARC hubieran desistido de cometer actos terroristas en Bogotá.

En este sentido, Holguín aseguró que "el Gobierno prefiere contar con sus propios organismos de inteligencia", y por eso no se ha realizado ninguna comunicación con la Embajada estadounidense, tras insistir en que tiene certeza sobre la autoría de las FARC, en el atentado terrorista cometido contra la Escuela Superior de Guerra.

Sólo 24 horas después de que se cometiera el atentado el pasado jueves, que dejó una veintena de heridos, el presidente de Colombia, Alvaro Uribe, acusó a las FARC del ataque y anunció su decisión de suspender los acercamientos para alcanzar un acuerdo humanitario que permita la liberación de los secuestrados por guerrilleros presos.