Las FARC todavía mantienen secuestrados a 405 civiles

Actualizado 03/04/2012 23:52:26 CET

BOGOTÁ, 3 Abr. (EUROPA PRESS) -

La guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) mantiene en su poder a 405 civiles, sin que hasta la fecha se hayan presentado pruebas de vida de muchos de ellos, según datos divulgados por la Fundación País Libre, reconocida ONG que lucha por la liberación de los secuestrados.

Las autoridades colombianas no tienen registros sobre la cifra exacta de las personas que están privadas de su libertad, debido a que en muchas ocasiones las familias no denuncian y prefieren negociar directamente con los secuestradores por miedo a represalias de la guerrilla.

Los datos que ha difundido Fundación País Libre se elaboraron en base a información suministrada por el Ministerio de Defensa de Colombia. Algunas organizaciones civiles señalan que la cifra es aún mayor y hasta se atreven a asegurar que pasa del millar.

De acuerdo a la ONG, entre 2009 y 2011 se registraron unos 800 secuestros en Colombia, de los cuales 186 son atribuidos a las FARC y 85 a la guerrilla del Ejército de Liberación Nacional (ELN), a los que hay que sumar todas aquellas personas privadas de su libertad en años anteriores y que, hasta la fecha, permanecen cautivas. En este grupo figuran cinco extranjeros, entre ellos, tres ciudadanos chinos.

Las FARC dejaron el lunes en libertad a los últimos seis policías y cuatro militares que tenían en su poder desde hace más de trece años en una histórica operación humanitaria, gesto con el que pretenden ratificar el anuncio del pasado febrero cuando se comprometieron a poner fin a esta práctica que ha caracterizado durante décadas ese grupo armado de tendencia marxista-leninista.

La liberación de los últimos uniformados ha sido aplaudida dentro y fuera de Colombia, y ha sido interpretada como el fin del secuestro en esa nación sudamericana, sin embargo, algunos sectores se muestran cautos ante las acciones que emprenderán a partir de ahora los subversivos.

La guerrilla llegó a tener en su poder a decenas de uniformados a los que pretendía cambiar por rebeldes presos en las cárceles colombianas como parte de su estrategia política, pero al mismo tiempo mantenía secuestrados a civiles a quienes utilizaba con fines económicos. El Gobierno nunca accedió a estas propuestas y los policías y soldados tuvieron que ser entregados de forma unilateral o rescatados mediante operativos militares.

Familiares, autoridades colombianas, la Iglesia Católica y organizaciones civiles, tanto nacionales como extranjeras, han reiterado este martes su llamamiento a las FARC y a todos los grupos armados a que liberen a todos los rehenes.

País Libre espera que la liberación de los militares y policías "sea un aliciente para seguir clamando por aquellos secuestrados con fines extorsivos económicos, en su mayoría civiles, que ante el país no tienen rostro pero que aún permanecen en cautiverio", señala un comunicado.