Actualizado 15/09/2010 21:49 CET

Colombia.- La Fiscalía colombiana creará una comisión especial para investigar los casos de 'falsos positivos'

Ordenan la detención de 29 militares por la ejecución de dos civiles en 2005

BOGOTÁ, 15 Sep. (EUROPA PRESS) -

El fiscal general de Colombia, Guillermo Mendoza, anunció este miércoles la creación de una comisión que se encargará de estudiar los casos de ejecuciones extrajudiciales cometidas por miembros del Ejército contra civiles que hacen pasar por guerrilleros caídos en combate, más conocidos popularmente como 'falsos positivos'.

"Con estos cuerpos, se permitirá trabajar con más eficacia en la investigación", dijo Mendoza a su salida de una reunión con el ministro de Defensa, Rodrigo Rivera, donde discutieron posibles estrategias para combatir la criminalidad de forma conjunta entre el Ejército y la Fiscalía.

"Estamos trabajando en ver cómo se fortalece la unidad de Derechos Humanos, la unidad de las bandas criminales y ver cómo se articulan con los programas de la Fuerza Pública", agregó el fiscal que rehusó dar nuevos datos sobre el descubrimiento de una fosa común en la localidad de La Macarena, en el departamento de Meta (centro), con víctimas de 'falsos positivos'.

"Estamos en un proceso investigativo", recordó Mendoza, al tiempo que aclaró que no se trata de una fosa, sino "de un número de personas enterradas con registro de las inhumaciones". "Después de investigar determinaremos si pudo haber unos homicidios fuera de combate ahí", aseveró.

NUEVAS DETENCIONES

Entretanto, la Fiscalía ha ordenado la detención de 29 militares que presuntamente participaron en las ejecuciones extrajudiciales de dos personas en 2005, que fueron presentadas como miembros de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), algo que resultó ser falso.

"La investigación se remonta al 14 de mayo de 2005, cuando en el corregimiento (caserío) San José de Oriente, jurisdicción del municipio La Paz (departamento de César), tropas del Ejército Nacional ultimaron a Frank Enrique Martínez y Claudino Manuel Olmedo", reza el comunicado.

Estas pesquisas revelaron que Martínez y Olmedo, habitantes de la ciudad de Valledupar, capital del departamento, no eran miembros de la guerrilla ni murieron en enfrentamientos con el Ejército, por lo que los 29 militares implicados en su ejecución serán acusados de un delito de homicidio en persona protegida, según informó el diario 'El Espectador'.

El escándalo de los 'falsos positivos' estalló en el año 2008, cuando Álvaro Uribe era presidente de Colombia y Juan Manuel Santos, actual mandatario, ministro de Defensa. Desde entonces se han destapado numerosos casos que Naciones Unidas ha considerado "una práctica sistemática" de la Fuerza Pública cuyo objetivo era la obtención de beneficios militares por los resultados conseguidos.