Colombia.- La Fiscalía desplaza a la Justicia militar y asume la investigación de las tortura en el Ejército

Actualizado 21/02/2006 20:09:50 CET

El fiscal general de Colombia dice que el Ministerio de Defensa ya se comprometió a enviar el expediente del caso a la Fiscalía

BOGOTA, 21 Feb. (EUROPA PRESS) -

El fiscal general de Colombia, Mario Iguarán, confirmó a la prensa que no habrá conflicto de competencias por la investigación de las denuncias de torturas a 21 soldados ante el Consejo Superior de la Judicatura, ya que el Ministerio de Defensa se comprometió a enviar el expediente del caso a la Fiscalía.

El anuncio se conoce horas después de que el presidente del país, Alvaro Uribe, decidiera designar como nuevo comandante del Ejército al general Mario Montoya, en sustitución del también general Reynaldo Castellanos, destituido por las denuncias de abusos a uniformados.

Según Iguarán, la Fiscalía le expuso las razones para asumir la investigación y el Ministro estuvo de acuerdo en que se trata de argumentos razonables, constitucionales y legales, según informó hoy martes el rotativo local 'El Tiempo'.

La casa de Nariño asegura que la decisión de destituir a Castellanos fue adoptada ante la renuncia del propio general. Mientras tanto, en el Ministerio de Defensa hay total hermetismo sobre la decisión presidencial respecto a quien fue jefe de la Central de Inteligencia, comandante de la XIII Brigada y comandante de la Quinta división.

El nuevo comandante del Ejército es el actual comandante del Comando Conjunto del Caribe. Su llegada al cargo es interpretada como parte de la decisión presidencial de ir desmontando la burocracia en la Fuerza Pública.

"UN HECHO VERGONZOSO"

En declaraciones a la emisora colombiana 'W Radio', el nuevo comandante del Ejército reconoció que el caso de las torturas en el Tolima es "un hecho vergonzoso" que "no debería haber pasado". Además, insistió en que es un suceso aislado que hay que investigar, aplicar sanciones y tomar correctivos.

Sobre la decisión del presidente Uribe de nombrarlo como el nuevo comandante del Ejército, expresó que se trata "de una inmensa responsabilidad" en un momento importante para la vida del país y la institución, que pasa, reconoció en otra emisora local, por un momento "muy difícil".

RENUNCIA POR SOLIDARIDAD

Por no compartir la destitución del jefe del Ejército, el general colombiano Luis Antonio Coronado, jefe de la cuarta división del Ejército, renunció también a su cargo.

"Considero que no es justa la renuncia (de Castellanos) o la decisión del Gobierno nacional y, por ese motivo, por lealtad con mi general Castellanos, yo en este momento ya pasé mi retiro (solicitud de baja) a la institución", precisó el general en una entrevista con la emisora colombiana 'RCN Radio'.

El oficial dijo desde Villavicencio que ya ha transmitido el documento de renuncia al ministro de Defensa, Camilo Ospina; al comandante de las Fuerzas Militares, general Carlos Alberto Ospina, y al nuevo jefe del Ejército, general Mario Montoya.