Actualizado 19/11/2014 11:59 CET

El general Alzate habría ido hasta Chocó para reunirse con líderes locales

Las autoridades de la zona aseguran que allí no le esperaba nadie

   BOGOTÁ, 18 Nov. (EUROPA PRESS) -

   El general Rubén Dario Alzate fue secuestrado por las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) cuando se dirigía al corregimiento de Las Mercedes, una zona rural del departamento de Chocó (noroeste), para reunirse con líderes locales.

   Fuentes de Inteligencia consultadas por Caracol Radio han revelado que Alzate se había trasladado hasta Las Mercedes para reunirse con cuatro dirigentes y hablar de planes de desarrollo local, en el marco de la agenda 2038 para el desarrollo de Chocó.

   Alzate, al parecer, era el enlace del Ejército para implementar estos planes de desarrollo en Chocó, que suponen, entre otras cosas, vincular la Fuerza de Tarea Titán de este cuerpo militar con la llamada agenda 2038.

   Inteligencia habría accedido a esta información gracias a una llamada por radio que el cabo Jorge Rodríguez, que fue secuestrado con Alzate, junto a la abogada Gloria Urrego, hizo al barquero que debía llevarles río abajo hasta el punto de encuentro.

   Sin embargo, uno de los líderes locales ha relatado a Caracol Radio que en Las Mercedes no estaban informados de la llegada de una comisión de militares para hablar de planes de desarrollo.

   En la misma línea, el gobernador de Chocó, Efren Palacios, ha dicho que no sabía que Alzate era el encargado de promover los planes de desarrollo ni que iba a realizar un viaje por la zona para reunirse con líderes locales.

   Varios testigos han contado a la emisora colombiana que dos hombres armados estuvieron esperando a la sombra de un árbol, justo enfrente del colegio, la llegada de Alzate y sus dos compañeros. Al parecer, les rodearon y se los llevaron sin apenas resistencia.

   El Bloque Iván Ríos de las FARC ha reivindicado el secuestro de Alzate a través de un comunicado. La delegación de paz de la guerrilla, por su parte, ha aclarado que es "un prisionero de guerra" que fue capturado "en el teatro de operaciones".

   Las FARC ya han expresado su deseo de liberar a estos secuestrados, pero han aclarado que la gestión tendrá que hacerla el Gobierno con la cúpula guerrillera en Colombia, porque en La Habana el único tema a tratar es la paz.

SUSPENSIÓN DEL DIÁLOGO DE PAZ

   Estaba previsto que los negociadores gubernamentales viajaran el lunes a La Habana para reanudar el diálogo de paz con las FARC, pero Santos suspendió el viaje hasta que se aclarara el secuestro de Alzate.

   La captura de Alzate se suma a la de los soldados Paulo César Rivera Capela y Jhonatan Andrés Díaz Franco que, de acuerdo con el Ejército, fueron secuestrados el pasado 9 de noviembre en el municipio de Tame (Arauca) "como desenlace de la operación militar 'Napoleón'".

   Las FARC han confirmado que tienen en su poder a estos dos soldados, pero han aclarado que no son rehenes sino "prisioneros de guerra" y han expresado su voluntad de "dialogar" con el Gobierno para conseguir su liberación.

   El Gobierno considera que estas acciones violan la firme promesa que el Secretariado de las FARC hizo a principios de 2012, como paso necesario hacia el inicio de un eventual diálogo de paz, de renunciar al secuestro de ciudadanos colombianos con fines extorsivos, que constituía una de sus principales fuentes de financiación.