Publicado 05/11/2019 20:51CET

Colombia.- El Gobierno señala al narcotráfico como "enemigo" en el Cauca tras la matanza de indígenas

MADRID, 5 Nov. (EUROPA PRESS) -

El Alto Comisionado para la Paz de Colombia, Miguel Ceballos, ha señalado este martes al narcotráfico de las disidencias de las FARC como principal "enemigo" en el departamento de Cauca (sur) donde en la última semana se han registrado una serie de ataques contra indígenas que han dejado al menos trece muertos.

"El enemigo común es el narcotráfico", ha dicho Ceballos, que ha apuntado directamente a los disidentes de las FARC 'Mayimbú', 'Marlon' y 'Barbas', según informa la Casa de Nariño.

Por ello, ha explicado, la estrategia del Gobierno en Cauca se centrará en la lucha contra el 'narco', "no solamente con una aproximación de seguridad, sino con una aproximación social".

"Los mismos indígenas se han establecido un plazo para trabajar en la erradicación de cultivos ilícitos, porque se oponen a estos. Hay que apoyarlos en las labores de desarrollo alternativo y en el fortalecimiento de sus economías", ha indicado.

Duque ya anunció la semana pasada, tras los primeros asesinatos de la última ola de violencia contra los pueblos indígenas de Cauca, un despliegue adicional de 2.500 miembros de las fuerzas de seguridad.

El lunes, tras una nueva visita al departamento, anunció un Plan de Acción Social de 1.300 millones de pesos (unos 355.000 euros). "El narcotráfico se enfrenta, obviamente, con seguridad y justicia, pero también se enfrenta llegando a los territorios con estas iniciativas sociales, con alternativas productivas", dijo.

Ceballos ha indicado que el Gobierno se esforzará por aplicar con especial celeridad este Plan de Acción Social. "Hay 160 proyectos del Sistema Nacional de Regalías que han sido aprobados (...) y lo que tenemos que hacer es acelerar su implementación. De igual manera, los planes de desarrollo con enfoque territorial (PDET) también van a ser acelerados. Más de 80 de esos proyectos ya se ejecutaron en 2018 y ahora hay 181 en marcha", ha comentado.

Colombia sufre una ola de violencia desde la firma en 2106 del acuerdo de paz con las FARC debido, principalmente, a la pugna entre grupos rivales por apoderarse de los negocios de la antigua guerrilla, tales como el narcotráfico, la extorsión o la minería ilegal. La Fiscalía ha indicado que los ataques en Cauca buscan boicotear la acción de la Guardia Indígena, que pretende proteger el territorio de la infiltración de los grupos armados.