¿Qué Colombia hereda Iván Duque?

The colors of the Colombian flag are reflected in a canal next to the convention
REUTERS / JAIME SALDARRIAGA
Actualizado 06/08/2018 10:07:02 CET

   BOGOTÁ, 6 Ago. (Notimérica) -

   Este martes 7 de agosto Iván Duque, ganador de las elecciones presidenciales de Colombia con un 54 por ciento de los votos y con una ventaja de un 12% frente al candidato de izquierda Gustavo Petro, tomará posesión del cargo de presidente de Colombia (cuyo nuevo gobierno aún no tiene integrantes oficiales). Sin embargo, el que será nuevo presidente del país tiene un gran reto por delante para Colombia debido a la situación en la que va a "heredarlo".

   Colombia vive una etapa cada vez más ardua en todos su sectores y son varias las causas que han desencadenado este escenario.

   Los colombianos tenían muchas expectativas de mejora para el pasado 2017. Sin embargo, en materia económica, social y política no se han dado los frutos anhelados.

ECONOMÍA ESTANCADA

El ajuste se ha extendido más allá de lo deseado y la recuperación económica sigue estancada. A pesar del optimismo del actual Gobierno -al mando de Juan Manuel Santos- sobre la posibilidad de que la crisis tocara fondo y la economía se reactivara, no ha tenido éxito. Aunque teniendo en cuenta la opinión de la mayoría de analistas, el país proyectará un aumento del PIB real cercano a 2,5% o 2,6% a lo largo de este año.

ACUERDOS DE PAZ

   Los acuerdos de paz con las FARC son el aspecto crucial de la transición de Colombia. Aunque los ciudadanos están cada vez más preocupados por otras cuestiones, como la citada recuperación económica y la regeneración de la clase política, la reconciliación y la convivencia, en definitiva, el futuro del país, dependen de la conducción de ese proceso.

INCERTIDUMBRE

   El clima de negocios e inversión en el país se vio afectada por la incertidumbre de las elecciones presidenciales, por lo que las inversiones se han visto aplazadas hasta que no se conocieran los resultados en las urnas.

   La incertidumbre se traslada también a varios puntos: el país está atravesando una coyuntura inédita, ya que se está definiendo el rumbo en un escenario de posconflicto, lo que lleva a muchos a cuestionarse por ejemplo, sobre la propiedad de la tierra en las zonas donde antes imperó la violencia política o cuál será el nuevo marco de impuestos.

VIOLENCIA, CORRUPCIÓN E IMPUNIDAD

   En materia de justicia y sociedad Duque aseguró refiriéndose al sistema de reparación de las víctimas del conflicto armado -que duró más de medio siglo- que "la paz que añoramos, que reclama correcciones, tendrá correcciones para que las víctimas de verdad sean el centro del proceso y garanticemos verdad, justicia, reparación y no repetición".

   Asimismo, el presidente electo hereda un clima de impunidad en cuanto a corrupción y violencia desorbitado. Según la ONU, la Fiscalía recibió solo entre 2012 y 2016, 64.000 denuncias por corrupción de las cuales solo el 1,6% de los casos fueron resueltos. La violencia contra activistas de los derechos humanos y líderes sociales, que en 2017 se cobró la vida de 121 personas, sigue siendo la principal dificultad en la implementación del acuerdo de paz según el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos.

   Todos estos puntos, entre muchos otros, son los retos a los que se enfrenta Iván Duque durante su mandato en el que ha prometido "construir un mejor país donde todos podamos convivir".