Actualizado 24/08/2006 15:48 CET

Colombia.- El jefe 'para' Carlos Castaño, desaparecido en 2004, pudo morir en atentado ordenado por su hermano Vicente

BOGOTA, 24 Ago. (EUROPA PRESS) -

El jefe paramilitar Carlos Castaño, desaparecido desde hace más de dos años, pudo haber sido asesinado por orden de su hermano Vicente, otro dirigente de las Autodefensas Unidas de Colombia, en un atentado fraguado por mandos de las AUC, según informó el fiscal general de la Nación, Mario Igurarán.

En declaraciones a la cadena local RCN, recogidas por Europa Press, el fiscal general explicó que la hipótesis está sustentada en los testimonios de dos paramilitares que sobrevivieron al ataque, y que sólo han sido identificados con los alias de 'El Tigre' y 'La Vaca'.

"La Fiscalía, en principio, puede deducir que Vicente Castaño le ordenó a Jesús Ignacio Roldán (alias 'Mono Leche') asesinar a Carlos Castaño", indicó Iguarán. 'El Tigre' y 'La Vaca' son los mismos hombres que resultaron heridos en el atentado contra Carlos Castaño perpetrado el 16 de abril de 2004 en el departamento de Antioquia.

Iguarán explicó que, con base en estos testimonios y algunas pruebas obtenidas en el lugar del atentado, la Fiscalíaabrió un proceso por homicidio, desaparición forzada y concierto para delinquir tras la desaparición del jefe paramilitar, denunciada por su propia esposa.

Para entonces, Carlos Castaño había sido apartado del mando máximo de las AUC, que compartía con su hermano Vicente y con Salvatore Mancuso, ambos desmovilizados en virtud del controvertido proceso de paz que intenta sacar adelante el Gobierno del alvaro Uribe con los paramilitares.

Carlos, Vicente y su hermano Fidel, que también está desaparecido, aportaron a las AUC el que en su día fue el mayor grupo paramilitar del país, las Autodefensas Campesinas de Córdoba y Urabá (ACCU), fundada por ellos en el noroeste del país, según recuerda la emisora local RCN.

Con la causa abierta por la Fiscalía han sido vinculados los paramilitares Hernán Velosa, Henry Rodríguez, Enrique Rodríguez, Miguel Angel Serrano, Wilber Mercado, John Jairo Beltrán, además de Vicente Castaño y Jesús Ignacio Roldán. Cinco de los acusados ya han sido capturados y tres han comparecido ante los investigadores.

Los tres hermanos Castaño, Mancuso y otros cinco jefes de las AUC están solicitados en extradición por Estados Unidos, bajo cargos de narcotráfico. Pero el Gobierno de Uribe ha dejado en suspenso la entrega de estos paramilitares, como parte de los beneficios a los paramlitares que dejaron las armas en virtud del proceso de paz.