Colombia.- El jefe del Ejército asegura que los militares liberados por las FARC tienen posibilidades de reincorporarse

Actualizado 03/04/2012 22:54:30 CET
Juan Manuel Santos Con Los Uniformados Liberados Por Las FARC
EUROPA PRESS/PRESIDENCIA DE COLOMBIA

BOGOTÁ, 3 Abr. (EUROPA PRESS) -

El jefe del Ejército colombiano, general Sergio Mantilla, ha asegurado este martes que los cuatro militares que fueron liberados por la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) tienen posibilidades de reincorporarse nuevamente a la fuerza pública, donde podrían hacerles muy buenas ofertas.

"Ellos tienen posibilidades de seguir en la carrera militar o hacer otras carreras, aquí los recibimos con brazos abiertos", ha afirmado Mantilla en declaraciones a la emisora local Caracol Radio. "Lo importante es rehacer sus vidas con sus familias", ha aclarado.

Los sargentos del Ejército, Robinson Salcedo, Luis Alfredo Moreno y Luis Arturo Arcia, y el cabo Luis Alfonso Beltrán, expresaron su deseo de regresar a las filas de las Fuerzas Militares en una reunión que sostuvieron este martes con el presidente colombiano, Juan Manuel Santos, pocas horas después de haber sido liberados por las FARC tras más de trece años en cautiverio.

Los seis policías que también fueron liberados el lunes manifestaron ese mismo deseo a Santos, quien ha alabado la vocación de estos uniformados a pesar de los duros años que vivieron como prisioneros de la guerrilla. "Uno se siente muy orgulloso como colombiano de tener soldados y policías que lo único que dicen es sentirse orgullosos de pertenecer a la Policía, de pertenecer al Ejército, de haber sido combatientes", ha expresado.

Las autoridades castrenses y policiales han anunciado que acompañarán a los diez uniformados en el proceso de recuperación y de reinserción en la sociedad, que comenzaron el mismo lunes cuando fueron ingresados en dos hospitales para someterse a exámenes médicos.

Las FARC dejaron el lunes en libertad a los últimos seis policías y cuatro soldados que tenían en su poder desde hace más de una década en una histórica operación humanitaria. El pasado febrero, los jefes guerrilleros habían anunciado la entrega de estos rehenes así como el fin de esa práctica que ha caracterizado durante décadas ese grupo armado de tendencia marxista-leninista. Sin embargo, todavía mantienen en su poder a decenas de civiles con fines económicos.