Actualizado 26/03/2010 14:46 CET

Colombia.- Los jefes de las AUC encarcelados en EEUU se ofrecen a cooperar en la investigación de la 'parapolítica'

Tendrían pruebas de que políticos participaron en sus decisiones militares y piden una reducción de sus condenas

BOGOTA, 26 Mar. (EUROPA PRESS) -

Los jefes del grupo paramilitar de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC) encarcelados en Estados Unidos han ofrecido a la Corte Suprema de Justicia de Colombia cooperar en la investigación de la llamada 'parapolítica' a cambio de ver reducidas sus penas por narcotráfico, según informa este viernes el diario colombiano 'El Espectador'.

Según el diario, la propuesta la ha realizado el ex portavoz de las AUC Diego Fernando Murillo Bejarano, alias Don Berna, y contaría con el respaldo del comandante de este grupo paramilitar Salvatore Mancuso, así como de otros importantes miembros del mismo como Rodrigo Tovar Pupo, alias Jorge 40, y Carlos Mario Jiménez Naranjo, alias Macaco, entre otros.

Los jefes de las AUC, extraditados en mayo de 2008 a Estados Unidos, han trasladado su voluntad de cooperar por carta a la Corte Suprema de Justicia con la condición de que se les rebajen sus condenas por narcotráfico en este país. Según el diario, la propuesta está siendo evaluada en reuniones confidenciales entre magistrados de la Sala Penal y funcionarios de la Embajada norteamericana que ya transmitieron la inquietud al Departamento de Estado de ese país.

Los jefes de las AUC aseguran contar con abundante información y pruebas que se comprometen a entregar en contra de altos oficiales del Ejército y la Policía, pero en particular de dirigentes políticos que apadrinaron y sobre los cuales no hay mayores evidencias para implicarles en el caso de la 'parapolítica' --la relación entre los paramilitares y políticos colombianos--.

Siempre según 'El Espectador', una de las cosas que más llamó la atención de los magistrados de la Corte Suprema es que, según Berna y sus asociados, con muchos políticos se trabaron alianzas no sólo para beneficiarlos electoralmente o para conseguir un espacio político en el Congreso, también tomaron parte del aparato militar de la organización. Es decir, influyeron en decisiones y fueron consultados por los comandantes de las Autodefensas en distintas acciones de guerra.

Desde que fueron enviados a Estados Unidos los 15 ex jefes de las AUC, diversos sectores criticaron la medida gubernamental argumentando que muchas confesiones y verdades del paramilitarismo fueron silenciadas. La Corte Suprema viene buscando mecanismos de cooperación con Washington para facilitar que Macaco y los otros catorce paramilitares continúen colaborando con la Fiscalía en los procesos que está llevando a cabo la Unidad de Justicia y Paz.