Publicado 24/11/2020 06:46CET

Colombia.- Mancuso dice que Duque "teme" que ante la JEP revele la "responsabilidad del Estado" en el conflicto armado

El exparamilitar colombiano Salvatore Mancuso durante una audiencia judicial.
El exparamilitar colombiano Salvatore Mancuso durante una audiencia judicial. - EL TIEMPO / ZUMA PRESS / CONTACTOPHOTO - Archivo

MADRID, 24 Nov. (EUROPA PRESS) -

El antiguo jefe paramilitar de las Autodefensa Unidas de Colombia (AUC), Salvatore Mancuso, ha asegurado este lunes que el presidente del país, Iván Duque, no quiere su presencia ante la Jurisdicción Especial para Paz (JEP) "por miedo" a que la "responsabilidad del Estado" en el conflicto armado quede evidenciada.

"Por miedo no quieren que todos los actores del conflicto lleguemos a la JEP, para evitar que se reconstruya la verdad, ya que revelaría esa responsabilidad del Estado y eso es justamente lo que no quiere el presidente Duque y su Gobierno", ha manifestado Mancuso, quien teme ser "torturado" si se confirma su extradición a Colombia.

En un encuentro virtual con víctimas organizado por la Comisión de la Verdad, informa la emisora 'Caracol Radio', Mancuso ha criticado la "intromisión indebida e ilegal" en la que habría incurrido el presidente Duque, cuando hace unos días advirtió a los paramilitares de que no deberían servirse de "artilugios" legales para no acatar sus responsabilidades.

"Quienes fueron extraditados no deben pretender llegar al territorio nacional a buscar, con artilugios, vincularse a nuevos esquemas de transicionalidad para que no tengan ni sanción carcelaria ni tampoco puedan ser extraditados nuevamente", dijo en aquella ocasión el jefe de Casa Nariño.

Esas palabras han sido recibidas por Mancuso como una "venganza" y una "persecución" contra él y sus "allegados" y ha condenado la supuesta "instrumentalización" que Duque estaría haciendo de la justicia colombiana, para evitar que se reconstruya la verdad, ha dicho.

LA SITUACIÓN DE MANCUSO ANTE LA JEP

Creada por el Gobierno de Juan Manuel Santos y las disueltas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) durante los acuerdos de paz de La Habana, la JEP es el mecanismo especial de la Justicia colombiana para investigar y juzgar a los integrantes de la guerrilla, a miembros del Ejército y de las fuerzas del orden, así como a terceros que hayan participado en el conflicto armado.

En relación a los paramilitares, la jurisdicción de la JEP solo es viable cuando estos puedan demostrar su calidad de terceros civiles colaboradores o financiadores, antes o después de haber formado parte de alguno de estos grupos armados.

Entre los líderes paramilitares que ya han intentado someterse a esta jurisdicción especial está Salvatore Mancuso, quien solicitó sumarse a ella alegando haber sido tercero civil colaborador entre 1989 y 1997, aunque el recurso fue rechazado por la JEP al considerar que fue "miembro orgánico de la estructura criminal, desarrollando una función continua de combate".

POSIBLE EXTRADICIÓN A COLOMBIA

Mancuso, alias 'Santander Lozada', fue condenado en 2008 a 15 años y 10 meses de prisión en Estados Unidos por un delito de narcotráfico, tras ser deportado durante el Gobierno de Álvaro Uribe, después de haber estado sujeto desde 2005 a las políticas de desmovilización del Estado colombiano.

Anteriormente había cumplido una pena de 19 meses en una cárcel de Itagüí, un municipio situado en el norte Colombia, por lo que, y amparándose en el sistema penitenciario estadounidense, pudo optar a la libertad anticipada debido a su buena conducta en prisión.

El 'Mono Mancuso' ha reconocido haber estado implicado en, al menos, 300 asesinatos, entre los cuales estaban las víctimas de la masacre de El Aro, que le acarreó una condena de 40 años de cárcel que jamás cumplió por sumarse la ley de Justicia y Paz, promovida por Uribe.

Mancuso, cuya extradición desde Estados Unidos se ha postergado debido a la crisis del coronavirus, tiene abiertos dos procesos judiciales en Colombia por su responsabilidad en más de 600 homicidios, el desplazamiento forzoso de casi mil personas y más de una treintena de desapariciones forzadas.

Después de que el Gobierno de Colombia haya cometido varios errores de forma en la tramitación de la extradición, las autoridades están agotando la vía diplomática antes de que se ejecute su traslado a Italia, pues cuenta con la nacionalidad de este país.