Actualizado 26/03/2010 19:23 CET

Colombia.- Muere un niño en el oeste de Colombia mientras trasladaba un presunto paquete bomba de las FARC

BOGOTÁ, 26 Mar. (EUROPA PRESS) -

Un niño de 12 años murió este jueves en el departamento colombiano de Nariño (oeste) después de que estallase en sus manos un paquete bomba que presuntamente le habrían dado guerrilleros de las Fuerzas Armadas de Colombia (FARC) para que lo trasladase a una comisaría de la localidad de El Charco, según informaron hoy las autoridades locales.

El subcomandante de la Policía de Nariño, el coronel Ignacio Fajardo, explicó que el menor habría sido engañado por el Frente 29 de las FARC para llevar el paquete hasta una comisaría. Sin embargo, los agentes pidieron al menor que se detuviese cuando se dirigía hacia el cuartel, momento en el cual se produjo la explosión, según investigaciones adelantadas por la emisora Caracol Radio.

El gobernador de Nariño, Antonio Navarro Wolf, criticó que "lo que hicieron con el niño no tiene perdón de Dios". Navarro reiteró que las fuerzas de seguridad están preparadas para luchar contra la guerrilla en la región e informó, en este sentido, de la detención del jefe de las FARC en el municipio de Pasto.

DIEZ MUERTOS POR EL COCHE BOMBA

A las FARC se les relaciona también con el atentado con coche bomba ocurrido el pasado miércoles en el centro de Buenaventura, ubicado en el departamento del Valle del Cauca (suroeste). Esta acción provocó la muerte de diez personas, según un último balance dado hoy por las autoridades, después de sumar el fallecimiento del policía Víctor Manuel Chía Fonseca, que pereció en una clínica de Cali al serle diagnosticada muerte cerebral.

El agente, de 27 años, es considerado un héroe por sus compañeros, que destacan cómo fue capaz de atender a los heridos pese a haber sufrido heridas por la explosión. Uno de sus compañeros relató al diario 'El Tiempo' que "una de las esquirlas le causó daños como si fuera un proyectil de 9 milímetros que se alojó en su cabeza". "Le sangraba pero no quería irse", apuntó.

Un funcionario de la Fiscalía --donde se encontraba Chía cuando ocurrió la explosión--, Alejandro Cruz, dijo del fallecido que "es un héroe", ya que "pese a la herida ayudó a sacar a los funcionarios de las instalaciones". Explicó que el policía "estuvo todo el tiempo consciente, de pie, como un héroe socorriendo a los otros, sin importar su estado".