Actualizado 03/01/2006 2:59:11 +00:00 CET

Colombia.- Mueren dos siamesas en Bogotá 17 días después de su nacimiento

BOGOTA, 3 Ene. (EP/AP) -

Dos siamesas, hijas de una pareja de adolescentes colombianos, que nacieron unidas del abdomen murieron este lunes en un hospital de la capital colombiana debido a un fallo multiorgánico 17 días después de su nacimiento, informaron fuentes médicas.

La doctora Gloria Troncoso, que atendió a las niñas durante nueve días en la Fundación Cardio Infantil de Bogotá, explicó a AP que "las niñas fallecieron debido a múltiples malformaciones en gran parte de todos sus órganos".

Asimismo, agregó que tras varios exámenes para determinar la condición de las pequeñas, que fueron llamadas Kendi del Carmen y Wendi María Zuleta Almanza, "concluimos que no eran viables para ser separadas y que sus órganos estaban fallando".

Desde su hogar en Sincelejo, 535 kilómetros al noroeste de Bogotá, la madre de las siamesas, Gina Paola Almanza, de 15 años, manifestó en una entrevista telefónica que "no me esperaba esto, a mi me esperanzaron de que sí me las iban a separar".

El padre de las niñas es Carlos Julio Zuleta, de 16 años, que trabaja ocasionalmente como mensajero y es parte de una familia de desplazados por la violencia en la zona rural del departamento de Sucre.

La adolescente dio a luz el 15 de diciembre en un hospital de esa ciudad, cuando había cumplido solo 33 de las 40 semanas de gestación, y fue hasta entonces cuando se enteró que las niñas estaban unidas entre si.

La abuela materna de las pequeñas, Irene Derás, que estuvo en Bogotá para acompañar los estudios médicos expresó que "el Gobierno no ayudó en nada y hasta ahora no ha ayudado, tengo resentimiento por eso, porque en estos casos hace falta ayuda y no vi ninguna hasta ahora".

Troncoso detalló que las malformaciones que padecían las niñas eran "una cardiopatía, tenían un solo hígado, una sola vía digestiva y no se formó bien el intestino en la parte final, se unía un solo sistema urinario y genital, no se les formó el sacro ni la parte de la médula espinal en ese nivel". "Tenían serios problemas genéticos y fisiológicos", añadió.