Actualizado 26/07/2010 19:58:01 +00:00 CET

Colombia no descarta declarar la emergencia económica por la ruptura de las relaciones con Venezuela

BOGOTÁ, 26 Jul. (EUROPA PRESS) -

Colombia no descarta aplicar el estado de emergencia económica por las posibles consecuencias que pudiese traer la ruptura de las relaciones con Venezuela, su segundo socio comercial, ha informado este lunes el ministro colombiano de Hacienda, Oscar Iván Zuluaga.

"Es algo que si bien no se ha descartado aún no se puede tomar una decisión final sobre esa materia", dijo Zuluaga en declaraciones a los medios colombianos, al ser consultado sobre los efectos negativos que pudiese generar la ruptura de los vínculos comerciales entre ambas naciones vecinas.

Para paliar las posibles consecuencia de esta crisis, el Gobierno de Álvaro Uribe pondrá en marcha "tres acciones concretas e inmediatas" que esperan "pulir en las próximas horas" a fin de "poder estimular el comercio" en la frontera común. "Estamos trabajando primero en un decreto para flexibilizar requisitos para zona franca, con el fin de estimular la generación de nuevos proyectos en la zona" limítrofe con Venezuela, comentó.

El Ministerio de Industria y Comercio de Colombia, por su parte, organizará para los días 5 y 6 de agosto, antes de que Juan Manuel Santos asuma la Presidencia, una "macro rueda de negocios" en la localidad de Cúcuta, en el departamento de Norte de Santander (norte), "que busca volcar el país sobre la zona de frontera para estimular las compras en esta zona", para lo cual "se está haciendo una convocatoria especial a todos los sectores productivos", explicó.

Por último, el Gobierno actual analiza "el tema de los beneficios para poder dar exención con el tema del IVA en las ventas hacia la frontera", puntualizó el titular de Hacienda. "Necesitamos actuar en diferentes frentes y medidas como estas podrían generar una reactivación del comercio en la frontera, lo cual suavizaría el impacto social de la crisis con Venezuela", expresó.

Caracas rompió el pasado jueves sus relaciones con Bogotá, después de que el presidente venezolano, Hugo Chávez, rechazara el informe que se mismo día presentó Colombia ante la OEA con el que intentó probar la presencia de importantes jefes de las guerrillas de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y del Ejército de Liberación Nacional (ELN) en territorio venezolano.