Publicado 24/04/2020 13:56CET

Colombia.- La ONU alerta de que los grupos armados en Colombia aprovechan el confinamiento para ganar territorio

La Alta Comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet
La Alta Comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet - Antti Aimo-Koivisto/Lehtikuva/dp / DPA - Archivo

Denuncia el rápido deterioro de la situación de seguridad en Cauca

MADRID, 24 Abr. (EUROPA PRESS) -

La Oficina de la Alta Comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, ha alertado este viernes de que los grupos armados que operan en Colombia han aprovechado el confinamiento para expandir su control territorial, lo que se ha traducido en más muertes de líderes sociales y activistas.

"Los grupos armados, así como las bandas criminales, parecen estar aprovechándose del hecho de que la mayor parte de la población está confinada para expandir su presencia y control sobre el territorio, ha dicho el portavoz de la Alta Comisionada, Rupert Colville.

Colville ha llamado la atención sobre la situación en el departamento de Cauca (suroeste), donde "los combates entre las fuerzas de seguridad y los grupos armados y bandas criminales se han intensificado, incluyendo territorios indígenas".

"Los civiles se han visto atrapados por la violencia, resultando en la muerte de un niño indígena en Toribio y en el desplazamiento forzado de las comunidades rurales en Argelia y El Tambo", ha denunciado.

Además, al menos 13 defensores de los Derechos Humanos han sido asesinados en lo que va de año en Cauca, tres de ellos en los últimos días, a los que se suman 36 ex combatientes de las FARC desde la firma en 2016 del acuerdo de paz, de acuerdo con cifras de la ONU.

Colville ha indicado que "un creciente número de grupos armados, así como bandas criminales, que luchan por el control de las economías ilícitas en este territorio están detrás de la mayoría de los ataques, que se han incrementado en los últimos meses".

Asimismo, la oficina de Bachelet "ha recibido informaciones diarias sobre amenazas --incluidas de muerte-- y acoso contra la población local, entre ellos campesinos, indígenas y afrodescendientes".

El portavoz ha advertido igualmente de que "la pandemia de Covid-19 y las restricciones impuestas por el Gobierno y por las propias comunidades para evitar la propagación del virus parecen haber agravado la ya violenta y volátil situación" en Cauca.

"Instamos a los implicados en esta violencia a detener los combates conforme al llamamiento del secretario general de la ONU para un alto el fuego global, de modo que las medidas destinadas a prevenir la propagación del Covid-19 puedan implementarse adecuadamente", ha reclamado.

También ha recordado a las autoridades colombianas "su obligación de prevenir los ataques y proteger a la población local". "Cualquier ataque contra defensores de los Derechos Humanos socava el espacio democrático", ha recordado.

Le ha instado además a "llevar a cabo una investigación profunda, rápida, independiente e imparcial sobre todas las denuncias sobre violaciones de los Derechos Humanos" y a perseguir y procesar a los culpables. "Todas las víctimas y sus familias tienen derecho a la justicia, la verdad y la reparación", ha remachado.

Colombia sufre una ola de violencia desde la firma del acuerdo de paz con las FARC debido, sobre todo, a la pugna entre grupos rivales para hacerse con el control del territorio y los negocios de la antigua guerrilla.