Actualizado 01/12/2006 18:40:47 CET

Colombia.- El presidente del Consejo de Justicia declara tras ser acusado de relacionarse con un mafioso italiano

BOGOTÁ, 1 Dic. (EUROPA PRESS) -

El presidente del Consejo Superior de Justicia (CSJ), José Alfredo Escobar Araujo acudió hoy a declarar ante sus colegas de la Corte de Justicia en sesión extraordinaria tras haber sido acusado, junto a su esposa --que trabaja como secretaria general de la Procuraduría General de Justicia-- de tener relaciones con el mafioso italiano, Giorgio Sale, que hizo regalos a la pareja, informan hoy los medios locales.

Escobar aseguró tener tranquila su conciencia y que su amistad con el italiano es totalmente normal. "En desarrollo de una amistad, pues uno se hace presentes y él me regaló unos zapatos y a mi mujer una cartera...", indicó el magistrado. Su esposa, María Margarita Fernández de Castro, secretaria general de la Procuraduría General de Colombia, renunció anoche a su cargo.

"Ella renunció porque consideró que de alguna manera, su permanencia allí podría perjudicar a ese organismo...", reconoció Araujo. Señaló que lo importante es que el país entienda que él, como magistrado, no hizo ningún favor judicial.

"Si Giorgio Sale abusó de la amistad es un hecho desafortunado. Yo procedí de buena fe", afirmó. Además, Escobar manifestó su desacuerdo por a las filtraciones a la revista colombiana 'Semana' de las grabaciones que le realizaron las autoridades.

Sobre este particular, el procurador general del país, Edgardo Maya Villazón, indicó que aceptó la renuncia a la señora Fernández de Castro porque ella quería asumir la defensa de su nombre.

Antes de comenzar la reunión, Escobar declaró "voy a dejar en libertad al Consejo", a RCN radio y afirmó que hay otros magistrados del Consejo, cuyos nombres no reveló, que también son amigos de Giorgio Sale.

El supuesto mafioso fue detenido el mes pasado en Italia tras ser acusado de blanqueo de dinero del narcotráfico para la mafia de Calabria. La situación de Escobar se complicó tras revelarse que Sale le regaló bolso de lujo a su esposa Ana Margarita Fernández de Castro y a él un par de zapatos.

"Yo no he recibido ni un peso de ese señor (Sale). No recordaba que me regaló unos zapatos. Eso no tiene nada que ver con lavado de activos, ni narcotráfico", afirmó Escobar.

El presidente del CSJ dijo que Sale llevaba viviendo 15 años en Colombia y que tenía relación con muchas personas. "Trató de utilizarme, de abusar de mi confianza, pero no me presté al juego", dijo el magistrado.

La revista 'Semana' divulgó conversaciones telefónicas de Escobar con Sale y uno de sus empleados en las cuales le pedían influenciar investigaciones judiciales. "Lo grave hubiera sido haber hecho esos favores. No lo hice", manifestó.

Sale era propietario de un restaurante y una cadena de tiendas de ropa italiana que, según la Policía Judicial, eran utilizadas para el lavado de dinero de la droga propiedad de la mafia calabresa en cooperación con narcotraficantes colombianos. Un total de 49 miembros de la red fueron detenidos en Italia, España y Colombia, según informa la cadena radiofónica colombiana RCN.

El escándalo del Presidente del Consejo Superior de la Judicatura se produce en momentos en de una grave crisis política por las extensas vinculaciones de congresistas y funcionarios del Gobierno del presidente Álvaro Uribe con grupos paramilitares involucrados con el narcotráfico, la extorsión, la desviación de dineros públicos para sus propias finanzas y fraudes electorales.