La principal banda criminal de Colombia declara un cese unilateral de hostilidades por Navidad

Actualizado 11/12/2018 9:05:35 CET

BOGOTÁ, 11 Dic. (Reuters/EP) -

El Clan del Golfo, la mayor banda criminal de Colombia dedicada al narcotráfico, la extorsión y la minería ilegal, ha declarado un cese unilateral de hostilidades como un gesto de paz para Navidad y Año Nuevo y ha invitado a otros grupos armados a seguir sus pasos.

Las bandas criminales son consideradas como una de las principales amenazas para la seguridad de Colombia tras el acuerdo de paz que firmó el Gobierno con las Fuerzas Amadas Revolucionarias de Colombia en 2016 para acabar con un conflicto de más de medio siglo que ha dejado unos 260.000 muertos y millones de desplazados.

"Declaramos un cese unilateral de acciones militares ofensivas, en todas las zonas del territorio nacional en donde hacemos presencia, entre el 8 de diciembre de 2018 y el 10 de enero de 2019", ha señalado el grupo armado en un comunicado difundido a través de su página de Internet.

"Invitamos a todos los grupos armados que hacen parte del conflicto para que adopten una posición similar a la nuestra, siempre con el ánimo de aportar a la causa de la paz, compromiso que siempre ha sido una de nuestras banderas", ha añadido.

Estados Unidos ofrece una recompensa de hasta cinco millones de dólares por información que permita la captura o muerte del máximo líder de la organización, Dairo Antonio Úsuga, alias "Otoniel", quien durante más de tres años ha evadido una persecución militar por tierra y aire de las Fuerzas Armadas de Colombia.

La mayoría de los integrantes de las bandas criminales pertenecieron a escuadrones paramilitares de ultraderecha que regresaron a la ilegalidad tras un acuerdo de paz en el que se desmovilizaron y entregaron las armas.

Los escuadrones paramilitares surgieron en la década de 1980 financiados por ganaderos, terratenientes y narcotraficantes para defenderse de los ataques de la guerrilla izquierdista.

Para leer más