Actualizado 21/10/2015 11:14 CET

Abren una investigación contra Iván Cepeda por denuncia presentada por Uribe

Iván Cepeda
Foto: TWITTER @IVANCEPEDACAST

BOGOTÁ, 20 Oct. (EUROPA PRESS) -

   La Procuraduría de Colombia ha decidido abrir una investigación en contra del senador Iván Cepeda en relación con una denuncia presentada en su contra por el expresidente Álvaro Uribe, quien le acusa de haber comprado testigos para que declararan en su contra.

   El senador del Polo Democrático ya ha expresado sus dudas respecto a la imparcialidad del procurador, Alejandro Ordóñez. En su opinión, "no cabe ninguna posibilidad de que el procurador garantice una investigación imparcial en mi caso".

   "Soy una persona transparente", ha asegurado, considerando que "aquí evidentemente hay un cobro de cuentas por el debate que sostuve en el Congreso con relación a las actuaciones de Álvaro Uribe y por mi posición frente a la paz".

   "El procurador no es un funcionario imparcial y no tengo la menor duda de que no me va a ofrecer ningún tipo de garantías en este proceso, por eso recurriré a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y demás instancias internacionales", ha adelantado, según informa Caracol Radio.

   Uribe reclamaba desde 2012 que la Procuraduría investigara a Iván Cepeda por haber presionado, ofreciendo beneficios, a testigos en su contra. En concreto, se trataría de los testimonios de dos antiguos miembros de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC), quienes han afirmado que el senador del Polo Democrático les presionó para declarar en contra de Uribe.

   Según la Procuraduría, estos dos exparamilitares, a petición de Cepeda, "tendrían que exponer determinados hechos que no les constaba a los entrevistados, en donde también el congresista previamente prepararía la versión de estos testigos, ofreciéndoles, a cambio de todo ello, algunos beneficios".

   Asimismo, en el pliego de cargos, según 'El Espectador', la Procuraduría concluye que Iván Cepeda Castro tiene una predisposición contra Álvaro Uribe "por ser su enemigo político y público". Así, cree "concordante que un enemigo político y público busque la forma de perjudicar a alguien, mientras que lo incoherente sería que una persona busque desacreditar o descalificar a otra sin que medie entre los dos una enemistad grave".