Publicado 26/01/2021 00:56CET

Colombia.- Regresa a Colombia el jefe paramilitar Giraldo Serna, 'El Patrón', tras cumplir su condena en EEUU

Un comandante de las AUC en Colombia
Un comandante de las AUC en Colombia - GETTY IMAGES / PIERO POMPONI - Archivo

MADRID, 26 Ene. (EUROPA PRESS) -

El que fuera jefe de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC), Hernán Giraldo Serna, alias 'El Patrón', ha llegado este lunes a Colombia tras cumplir una pena de doce años por narcotráfico en Estados Unidos.

"El Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario (INPEC) debe definir el sitio de reclusión de Giraldo, a quien se le ofrecerán las medidas de seguridad necesarias para que comparezca ante la justicia colombiana y responda por los delitos cometidos cuando militaba en las autodefensas", ha confirmado el ministro de Justicia, Wilson Ruiz Orejuela.

Extraditado y condenado en 2008 en territorio estadounidense, su situación legal en Colombia está todavía por decidir, aunque 'El Patrón' fue sentenciado en 2019 a trece años de prisión tras sumarse a la Ley de Justicia y Paz, promovida por el expresidente Álvaro Uribe.

Giraldo Serna fue condenado por cientos de crímenes, entre ellos homicidios, desapariciones forzadas, torturas, secuestros, desplazamientos y numerosos delitos sexuales contra mujeres y niñas.

La Ley de Justicia y Paz es un marco jurídico promovido por el expresidente Uribe para lograr facilitar la desmovilización de los paramilitares en Colombia. Sumarse a ella supone una significativa reducción de sus penas.

Así, apuntan los medios colombianos, 'El Patrón', en caso de haberse enfrentado a la justicia ordinaria, podría haber recibido condenas de hasta 40 años de prisión por algunos de los delitos que cometió cuando lideraba a las AUC en Sierra Nevada de Santa Marta, en el norte de Colombia.

Giraldo Serna se suma así a la ristra de cabecillas paramilitares que regresa a Colombia tras cumplir condena, casi todos ellos por narcotráfico, en Estados Unidos.

Muchos de ellos aspiran a sumarse a la Ley de Justicia y Paz, con la que, en caso de ser aceptados, podrían beneficiarse de una rebaja de sus condenas, e incluso no cumplirlas, puesto que sus penas en Estados Unidos fueron superiores al mínimo establecido por este marco jurídico especial.