Actualizado 09/08/2011 18:23 CET

Santos afirma que liderará un diálogo de paz con las FARC y el ELN pero sólo cuando se den las circunstancias

El Presidente De Colombia, Juan Manuel Santos.
EUROPA PRESS/PRESIDENCIA DE COLOMBIA

BOGOTÁ, 9 Ago. (EUROPA PRESS) -

El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, aclaró que sólo a él en su condición de jefe de Estado le corresponde liderar un eventual diálogo de paz con las guerrillas de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y el Ejército de Liberación Nacional (ELN), pero sólo lo hará cuando se den las circunstancias apropiadas.

Santos aseguró que la principal condición es la liberación de todos los secuestrados. Según cifras oficiales divulgadas recientemente por el Ministerio de Defensa de Colombia, ambas organizaciones subversivas tienen en su poder cerca de 300 secuestrados, entre ellos, 19 policías y militares que las FARC desean intercambiar por guerrilleros presos.

"La liberación unilateral y sin condiciones de los secuestrados que hoy tienen en su poder podría ser un paso en la dirección correcta", expresó el lunes el mandatario colombiano durante un mensaje a la nación con motivo de su primer año de gobierno.

Las conversaciones entre el Ejecutivo y las guerrillas se encuentran suspendidas desde hace varios años, a pesar de que algunas figuras políticas, como la excongresista Piedad Córdoba, han intentado servir de mediadores, logrando la liberación de más de una decena de rehenes.

"No he autorizado ni autorizo a nadie para tener contacto con las FARC o el ELN", enfatizó Santos sin precisar nombres ni denunciar intentos de sectores políticos por asumir el protagonismo en este delicado asunto.

"Debo reiterar que, por supuesto, me interesa la búsqueda de la paz y, como presidente de la República, me corresponde liderar cualquier esfuerzo que conduzca a un eventual diálogo, pero sólo cuando se den las circunstancias apropiadas", sostuvo.

En este sentido, Santos advirtió de que "la subversión ha cambiado su estrategia", pero aclaró que el Gobierno está "afinando" la suya para poder llegar a "los más recónditos lugares del país para sacarlos de las madrigueras".

Santos asumió el poder el 7 de agosto de 2010 con la promesa de acabar con la violencia de los grupos armados que han azotado Colombia desde hace cinco décadas. "El país va por buen camino (...) tenemos una democracia actuante y fortalecida que cuenta con tres poderes públicos que funcionan independientes y autónomos, sin que ello sea obstáculo para que no trabajemos", aseguró