Colombia.- Santos celebra la liberación de los uniformados pero advierte a las FARC de que es insuficiente

Actualizado 03/04/2012 4:27:39 CET

BOGOTÁ, 3 Abr. (EUROPA PRESS) -

El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, ha celebrado la liberación de los diez uniformados secuestrados por las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) desde hace más de una década al considerar que es un paso en la buena dirección, pero ha advertido a la guerrilla de que es insuficiente.

"A los diez liberados --víctimas de la intolerancia y la crueldad de la guerrilla-- les extiendo un saludo de libertad: ¡Bienvenidos a la libertad, soldados y policías de Colombia!. La libertad ha tardado mucho, pero ahora es de ustedes para la alegría de sus familias y de todo el país", ha dicho Santos, en declaraciones recogidas por el Sistema de Información del Gobierno (SIG).

El presidente colombiano ha considerado que, a pesar de que la decisión de las FARC de liberar a todos los uniformados que tenían en su poder es positiva, "no es suficiente", por lo que ha instado a la guerrilla a liberar también a los rehenes civiles. "El país y el mundo reclaman la libertad de todos los secuestrados", ha subrayado.

Por ello, ha adelantado que el Gobierno seguirá trabajando para alcanzar esta meta. En concreto, ha apuntado que el Ejecutivo luchará contra la guerrilla con la Fuerza Pública --integrada por militares y policías-- y con la Ley de Víctimas y Restitución de Tierras. "Eso es construir las verdaderas condiciones para la paz", ha considerado.

Además, ha reiterado que, de momento, no pretende iniciar un proceso de paz con las FARC. "Cuando el Gobierno considere que están dadas las condiciones para avanzar hacia una terminación del conflicto, el país lo sabrá", ha dicho, subrayando que "todo lo que se ha dicho no es más que una especulación".

Santos ha realizado estas declaraciones tras conocer la noticia de la liberación de los últimos uniformados --seis policías y cuatro militares-- que la guerrilla tenía en su poder y que fueron secuestrados entre 1998 y 1999.

Los uniformados han sido liberados en un solo operativo, y no en dos como estaba previsto. Ya han llegado al aeropuerto de Vanguardia, en Villavicencio, capital de Meta (centro), donde se han reunido con sus familiares, y han partido rumbo a Bogotá, donde serán recibidos por las autoridades y se someterán a un chequeo médico.