Colombia.- Toman posesión de sus cargos los nuevos miembros del Consejo Electoral tras las demandas de irregularidades

Actualizado 05/09/2006 2:45:30 CET

BOGOTÁ, 5 Sep. (EUROPA PRESS) -

Los nuevos miembros del Consejo Nacional Electoral (CNE) de Colombia tomaron posesión de sus cargos el lunes después de que el Partido de la U y el Conservador presentaran por la mañana una demanda de presuntas irregularidades en la votación de este organismo, que tuvo lugar el pasado jueves, día 31.

Un total de nueve consejeros tendrán la responsabilidad de reglamentar y vigilar las elecciones de gobernadores, alcaldes, concejales y ediles el próximo año y las del Congreso y Presidencia en 2010. Estas últimas contarán por primera vez con voto electrónico, según ordena la ley.

No obstante, su reto más inmediato será participar activamente en el Congreso, en concreto en el estudio del nuevo Código Electoral, que será la ley que rija todos los procesos electorales y dirima los problemas que se presenten, según informa el diario local 'El País'.

Como se recordará, la formación política del presidente colombiano, Álvaro Uribe, sólo obtuvo un representante en el Consejo Nacional Electoral para un periodo de cuatro años, mientras que el Partido Conservador estará representado por dos parlamentarios en caso de que no varíen las cifras una vez tramitada la demanda.

La alianza entre Cambio Radical y el Partido Liberal fue la más beneficiada en cuanto a la composición del organismo parlamentario, ya que consiguió cuatro representantes. Asimismo, la coalición integrada por los partidos Alas Equipo Colombia, Colombia Democrática y Polo Democrático consiguió un diputado, mientras que Convergencia Ciudadana también alcanzó un escaño en el Consejo Nacional Electoral en su alianza con la formación de Apertura Liberal.

El senador Luis Alberto Gil García, de Convergencia Ciudadana, se mostró hoy dispuesto a someterse a la prueba del polígrafo para acabar con los rumores de que su partido habría sido el que sobornó a varios congresistas para evitar que el partido de Uribe consiguiese más representantes en el organismo parlamentario.