Actualizado 16/01/2018 08:52 CET

Toman posesión los magistrados que aplicarán la justicia transicional ideada por el Gobierno y las FARC

Juan Manuel Santos toma juramento a los magistrados de la JEP
PRESIDENCIA DE COLOMBIA

BOGOTÁ, 15 Ene. (EUROPA PRESS/Notimérica) -

El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, ha tomado juramento este lunes a los magistrados que de la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP), la justicia transicional ideada por el Gobierno y la antigua guerrilla de las FARC como parte del acuerdo firmado en 2016 para acabar con el conflicto armado más longevo del hemisferio occidental.

Se trata de 50 magistrados, 14 del Tribunal y 16 de las Salas, y del director de la Unidad de Investigación y Acusación de la JEP, Giovanny Álvarez, que hará las veces de fiscal. Santos ha destacado que "son juristas de altísimas calidades" y diversa procedencia que han sido elegidos en un proceso "ejemplar" en el que también han intervenido instancias internacionales como Naciones Unidas.

"Su tarea es histórica y así deben entenderlo, porque la paz necesita de la justicia (...) Colombia necesita justicia para que podamos cerrar la página de la violencia y asumir el desafío de la reconciliación", ha dicho Santos desde la Casa de Nariño.

Santos ha explicado que la JEP "juzgará y sancionará conductas cometidas con ocasión o en relación con el conflicto armado, no solo de guerrilleros o de agentes del Estado, sino también de civiles que se sometan a ella y hayan tenido participación activa o determinante en los crímenes más graves".

"La piedra angular del acuerdo que se logró en el tema de justicia es el pacto de que no hay amnistía para los crímenes de lesa humanidad, los graves crímenes de guerra, el genocidio y, en general, las graves violaciones a los Derechos Humanos y las graves infracciones al Derecho Internacional Humanitario", ha explicado.

Así, "todos estos delitos serán juzgados y sancionados", si bien las medidas punitivas variarán en función de la verdad que aporten los acusados sobre los hechos que se les imputan, desde "restricción de la libertad" hasta 20 años de cárcel para quienes se nieguen a contar lo ocurrido. "Eso es todo lo contrario a impunidad", ha subrayado.

Para Santos, "lo más importante de este modelo de justicia es que es un modelo diseñado para garantizar los derechos de las víctimas", que "quieren más la verdad que ver a sus victimarios tras las rejas". "A las víctimas les sirve más la reparación que la venganza", ha enfatizado.

EN PLENA CAMPAÑA

El jefe de Estado se ha mostrado consciente de que el arranque de la JEP será difícil porque tendrá lugar en plena campaña para las elecciones presidenciales y parlamentarias que se celebrarán este año.

Muchas voces, entre ellas la del ex presidente Álvaro Uribe que lidera el Centro Democrático, se han mostrado en contra de la JEP. En el caso del 'uribismo', ha amenazado con tumbarla si logra imponerse en las urnas.

"Es un debate inane, en la medida en que los acuerdos de paz ya no tienen vuelta atrás, a pesar de que algunos políticos quisieran lo contrario", ha afirmado Santos.

No obstante, ha indicado a los magistrados que su labor en esta primera etapa podrá otorgar o restar "legitimidad" a la JEP, por lo que les ha instado a ser impecables.

Entre sus primeras tareas tendrán elaborar el propio reglamente de la JEP para establecer su funcionamiento interno y, ya en el ámbito sustantivo, aplicar la Ley de Amnistía, de la que hasta ahora se ha encargado la jurisdicción ordinaria.