Actualizado 08/02/2013 15:09 CET

Colombia.- Un tribunal colombiano responsabiliza al Estado de la matanza perpetrada en 2005 en San José de Apartadó

BOGOTÁ, 8 Feb. (EUROPA PRESS) -

Un tribunal del departamento de Antioquia, en el noroeste de Colombia, ha responsabilizado al Estado de la muerte de al menos ocho personas, entre ellas dos niños, perpetrada por los paramilitares en la comunidad de paz de San José de Apartadó en febrero de 2005, según ha informado el diario colombiano 'El Espectador'.

A juicio del tribunal, el Estado es "administrativamente responsable" de la matanza de San José de Apartadó porque las fuerzas armadas no tomaron las medidas necesarias para impedir la masacre y porque incluso se ha demostrado la participación de algunos militares en los hechos.

Como consecuencia del fallo, el tribunal de Antioquia ha ordenado al Ejército que, en presencia de altos mandos militares, habitantes la zona y medios de comunicación regionales y nacionales, ofrezca públicamente disculpas por la masacre y se comprometa, de forma "contundente", a tomas las medidas necesarias para que "lo acontecido no vuelva a suceder".

Se trata del primer fallo judicial en el que se reconoce la responsabilidad del Estado en la muerte de seis adultos y dos niños --una pequeña de cinco años y un bebé de 18 meses-- durante una incursión de los paramilitares en San José de Apartadó, una de las más importantes comunidades de paz surgidas en la región de Urabá (en la esquina noroeste de Colombia) como vía de escape de la población civil frente a la guerra.

Se da la circunstacia, según 'El Espectador', de que, poco después de la matanza, el entonces presidente Álvaro Uribe acusó a la comunidad de San José de Apartadó de tener relaciones con la guerrilla, una declaración a la que el Tribunal Constitucional le ha obligado recientemente a retractarse.

Durante el proceso, el Ministerio colombiano de Defensa se defendió de las acusaciones argumentando que no se le podía responsabilizar por los actos cometidos por un grupo ilegal que nada tenía que ver con el Estado y que "no se podía destinar un policía o soldado para cada ciudadano", sobre todo en un país con "un conflicto armado de alta intensidad".

En respuesta, el Ayuntamiento de Apartadó señaló que, precisamente por tratarse de una 'zona roja' con alta presencia de grupos armados, era necesario un mayor control por parte de las Fuerzas Militares del país. Por su parte, la Fiscalía sostuvo, en contra de la posición de Defensa, que ha existido una "flagrante responsabilidad del Estado por la ejecución extrajudicial de personas protegidas".

En opinión del tribunal, citado por 'El Espectador', la muerte de los pequeños Natalia y Santiago Tuberquia "ejemplifica como ninguna la barbarie paramilitar que ocurrió en tantas zonas del país, con el beneplácito o el silencio cómplice de miembros de la Fuerza Pública".

Los autores de la masacre, pertenecientes el bloque paramilitar 'Héroes de Tolová', decidieron asesinar a los niños con el argumento de que serían una amenaza en el futuro porque se volverían guerrilleros, tal como declaró ante el tribunal uno de los paramilitares.

ACUSACIONES DE URIBE

Una vez perpetrada la matanza, ha recordado el rotativo de Bogotá, Álvaro Uribe, acusó a la comunidad de San José de Apartadó de tener relaciones con la guerrilla. No obstamte, la Justicia ha quitado la razón al exmandatario y, hace aproximadamente dos semanas, el Tribunal Constitucional ordenó a Uribe que se retractara de aquellas acusaciones.

Por su parte, un antiguo jefe paramilitar, 'Don Berna' --extraditado por Colombia a Estados Unidos en 2008--, ha confesado que el bloque a su mando, 'Héroes de Tolová', había cometido este crimen colectivo "de la mano del Ejército".

Hasta la fecha ya han sido condenados 17 antiguos paramilitares y tres oficiales del Ejército (un capitán, un teniente y un subteniente) por estos hechos. Un coronel, un comandante y varios sargentos y cabos han sido absueltos, pero sus casos han sido remitidos al Tribunal Supremo para su revisión.