Colombia.- Uribe admitió que incumplió el compromiso con los jefes paramilitares desmovilizados, según un congresista

Actualizado 15/12/2006 16:43:44 CET

BOGOTÁ, 15 Dic. (EUROPA PRESS) -

El mandatario de Colombia, Álvaro Uribe, admitió que incumplió el compromiso con los ex jefes paramilitares de no trasladarles a cárceles de máxima seguridad, al tiempo que contempló la posibilidad de sacarles del centro de internamiento a otro tipo de prisión, según indicó hoy el congresista Mauricio Lizcano, presidente de la Comisión de Paz de la Cámara de Representantes.

Uribe "reconoce que en la reclusión de los paramilitares su Gobierno sí se había comprometido a que no los iba a tener en cárceles de máxima seguridad, sino en zonas agrícolas o cárceles de mediana seguridad", explicó Lizcano.

El parlamentario --que lideró una visita a los jefes de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC) en una cárcel del noroeste del país-- mantuvo anoche un encuentro con el mandatario colombiano en el que analizaron la coyuntura de una negociación de paz con estos grupos, según informa la emisora local 'RCN'.

"Vinimos a contarle al presidente lo que dijeron los paramilitares y él nos dijo que el Gobierno no descarta la posibilidad que en el futuro, si ellos cumplen el proceso de justicia y paz y cuentan la verdad, en el mediano o corto plazo puedan devolver a cárceles de mediana seguridad", agregó.

VOLUNTAD DE PAZ

Horas antes, Lizcano reveló que los jefes paramilitares recluidos en la cárcel de alta seguridad de Itagüí (departamento de Antioquia), que hace una semana suspendieron el diálogo con el Gobierno, tienen la voluntad de restablecer la negociación de paz.

El pasado 6 de diciembre, los 59 ex jefes 'paras' confinados en Itagüí suspendieron unilateralmente el diálogo con el Gobierno de Uribe en respuesta a la decisión del presidente de ordenar su traslado de centro de reclusión.

El Ejecutivo adoptó la medida argumentando planes de fuga de los jefes desmovilizados de las AUC, que se encontraban recluidos en un antiguo centro vacacional adaptado como penal en el municipio de La Ceja, también en Antioquia. El proceso, que concluyó el pasado abril, permitió que más de 31.000 combatientes se desmovilizaran, según cifras oficiales.